En el barrio pachuqueño La Raza, donde la pobreza prevalece, por fortuna aún queda ánimo para la danza, las risas, el color y los ritmos de carnaval.

Comentarios