Continúa preso hombre que confesó bajo tortura

177
bajo tortura

Pese a que la CDHEH emitió una recomendación dirigida a la PGJEH

Pachuca.- El hombre por cuyo caso de tortura la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH) emitió una recomendación dirigida a la Procuraduría General de Justicia estatal (PGJEH) en julio de este año, continúa privado de su libertad en espera de un juicio que podría tardar años en llegar.

En entrevista con este diario, el sujeto que pidió omitir su identidad por temor a represalias luego de las constantes amenazas que vive desde su detención a la fecha, relató cómo fue sobrevivir a los actos de tortura de los que habría sido víctima y que se encuentran plasmados en el expediente número CDHEH-VG-0439-17 emitido por derechos humanos.

“Fue horrible, un tormento para el que no existen palabras, me golpeaban, me aventaban agua, me daban toques en todo el cuerpo y yo solo les decía que se habían equivocado de persona, que no yo había hecho nada, les suplicaba que me dejaran pero me decían que no lo harían hasta que firmara una confesión donde yo me declaraba culpable, les dije que no lo haría y continuaron torturándome, después amenazaron con matar a mi familia, fue ahí cuando ya no pude más y firme.”

Desde ese día han pasado ya casi cuatro años y medio, tiempo que ha permanecido recluido en prisión mientras se resuelve el juicio por los delitos de tentativa de homicidio y secuestro que se le imputan, los cuales asevera que nunca cometió; no obstante, los meses siguen pasando y pese a la recomendación de derechos humanos que instruye dar cumplimiento a la reparación integral del daño a la víctima, el hombre teme que el proceso se prolongue indefinidamente.

“La prisión es el hotel más caro del mundo, ya gasté todo lo que tenía en este lugar y ya no tengo cómo defenderme; durante las audiencias presenté todas las pruebas necesarias para probar mi inocencia, como los documentos que avalaban a qué me dedicaba y que todos mis ingresos eran legales, incluso cartas de recomendación de personas que saben que no soy un delincuente, pero no me resuelven nada, solo me dan largas para todo y aplazan las audiencias por cualquier detalle mínimo.”

Pero además, aseveró que su proceso tardó en iniciar desde el comienzo, ya que los agentes ministeriales involucrados en el caso pasaron meses en acudir a rendir su declaración ante las autoridades correspondientes, incluso, dijo que el último en hacerlo fue apenas hace tres meses.

“El último vino hace como tres meses y ahora están esperando el dictamen de un perito que podría tardar hasta un año, pese a que se trata de un documento importante porque contiene los estudios de balística que comprobarían que yo no disparé ningún arma, entre otras cosas, pero ahora me acaban de decir eso y quién sabe cuánto más demore tan solo en los plazos de las notificaciones.”

También comenta que ha gastado cerca de 2 millones de pesos entre abogados, psicólogos, médicos y servicios en prisión, por lo que ya no cuenta con recursos para continuar con su defensa; en ese sentido, hizo un llamado a las autoridades competentes, al gobernador del estado Omar Fayad Meneses, o “a quien sea necesario”, para que intervengan y se acelere el proceso, pues durante ese tiempo su salud también se ha deteriorado y teme que de continuar así pueda agravarse.

“Soy inocente, lo sostuve hasta el final a pesar de todo lo que me hicieron porque esa es la verdad, nunca hice nada de lo que me acusan y pueden probarlo, no sé porque no lo hacen o porqué tardan tanto, pero ojalá alguien pueda ayudarme porque no sé qué más hacer, solo quiero recuperar mi libertad, porque la vida ya que la destrozaron.”

De acuerdo con el documento emitido por la CDHEH el 12 de julio de este año, el hombre habría sido torturado para admitir su culpabilidad en un secuestro cometido en 2014 cuando el procurador de justicia era Alejandro Straffon; el tormento habría incluido asfixia y toques eléctricos en los testículos hasta reventarlos.

Comentarios