La extracción de plata se ha mantenido en Pachuca a través de los siglos, esto inexorablemente ha generado la acumulación de residuos mineros de roca finamente molida o jales que requieren ser inertizados adecuadamente.
Así, conforme el tiempo transcurrió fueron más eficaces los procesos de extracción de metales preciosos, pero no se abordó adecuadamente el problema que la ciudadanía demanda, que es el tratamiento adecuado, cuidando el medio ambiente, de los escombros de los productos extractivos y la amortización de cualquier efecto pernicioso para la salud.
En efecto, son dos casos relacionados: por un lado, la extracción de metales preciosos que son una pequeña fracción en peso y los materiales relativamente estériles que son proporcionalmente los de mayor volumen, y que siglos de improvisación acrecentó esos desechos y en torno a ellos las ciudades mineras crecieron. Esa acumulación de escombros transgeneracional merece una atención adecuada. Pero descubrir y aprender más no es tarea sencilla y requiere de trabajo arduo, horas y horas interminables en el laboratorio, calculando y recalculando resultados, por eso los avances científicos con beneficio para la sociedad no se dan por azar y existe una inmensa cantidad de trabajo detrás, cuyos resultados usualmente se dan a conocer por medio de artículos científicos, que son a largo plazo y que llevan décadas de trabajo permanente como el que desarrolla cotidianamente la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y que forma parte del patrimonio de conocimiento hidalguense, de nuestra nación y el mundo. En esa institución sus investigadores universitarios han publicado sus resultados en revistas internacionales y nacionales, en particular el doctor Isauro Rivera, recientemente acaecido, y sus colaboradores más cercanos, quienes han abordado los dos problemas, por medio de métodos amigables al ambiente: la recuperación de metales preciosos y el tratamiento de los jales; en el primer caso se estudian en sus laboratorios diferentes reactivos como los tiosulfatos, que desde luego no son productos “milagro”, ni son los únicos y que además requieren estudio adicional. Asimismo, la inertización y reutilización de los jales en diferentes formas útiles se encamina como una alternativa viable.
Desde luego es una preocupación genuina de la sociedad el cuidado del medio ambiente y las posibles repercusiones en la salud de los desechos de todo tipo. Por lo que contra la contaminación se debe aplicar investigación científica seria y voluntad política. Además, debido a que es una demanda ciudadana básica y real se debería considerar seriamente en los planes de desarrollo la investigación científica básica y aplicada para la resolución de esos problemas complejos de metalurgia extractiva, así como otros aspectos relacionados al medio ambiente que requieren gran cantidad de trabajo en laboratorio y uso de equipos e infraestructura sofisticada para obtener datos útiles.
Finalmente, se debe evitar el voluntarismo con la actitud de querer alcanzar objetivos, confiando más en previsiones que en las posibilidades reales, y otra, el montaje escenográfico como herramienta para disfrazar el voluntarismo político; desde luego, con el voluntarismo no solo se le minimiza e ignora a la población en sus necesidades pretendiendo que son atendidas, sino que también es afectada más, porque a menudo escuchamos sobre “lo correcto” que se están haciendo las cosas en el país, lo que representa solo un aspecto; el otro matiz es “hacer las cosas correctamente” y que se refiere a cómo lograrlo, porque es mucho más complejo ejecutar los planes, que solo mencionar la estrategia.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios