Convergencias históricas

599

¿Qué tienen en común Carlos Marx, Napoleón Bonaparte y la batalla del 5 de mayo? A quien se le pregunte, sin duda dirá que nada, y es cierto, solo que indirectamente tienen que ver, pues ambos personajes y una batalla se recuerdan en el mismo día; solo que de distinta forma y en distintas épocas, veamos:
Carlos Marx, el gran filósofo alemán que revolucionó el mundo entero con sus teorías socialistas y fue en gran medida el ideólogo de todo movimiento revolucionario durante gran mitad del siglo pasado y héroe absoluto de la extinta URSS, nació un 5 de mayo del año 1818, justo tres años antes de la muerte del gran Napoleón y 44 años antes de la Batalla de Puebla. Sin embargo, se insistirá ¿en qué tiene que ver? Pues bien, si no directa sí indirectamente, ya que en alguna ocasión Marx escribió acerca de México y cómo este país debía ser totalmente conquistado por una nación poderosa y en desarrollo como EU. Este ideólogo tenía la idea fija de que los mexicanos habían heredado lo peor de España y por tanto, al tener tantas inconsistencias en su haber, el destino se vería reflejado solo en la conquista de este pueblo que no podía terminar de otra forma.

pag-5-tlacuilo-agenciaOtro gran personaje que influyó en la historia de México y no directamente, pero sí en sus actos, fue Napoleón Bonaparte, que pensaba en una gran Revolución Francesa la cual debía exportar ideas de libertad, igualdad y fraternidad, así como servir de ejemplo al mundo entero, y si para este cometido era necesario invadir otros territorios la idea era válida, puesto que el fin último sería la emancipación de los pueblos bajo la premisa libertaria. El Gran Corso, como solía llamársele, murió un 5 de mayo de 1821, justo el año en que México lograba su independencia total de España y no solo eso, sino que por las ideas francesas de la revolución y en parte la ambición de Napoleón, se invadió España y logró que esta se aliara. La idea surtió efecto en la mente de Carlos IV y sobre todo de su hijo Fernando VII, quienes pensaban que tener de aliado al Gran Corso lograría la popularidad entre el pueblo español y se posicionarían como grandes monarcas; las rencillas entre ambos, padre e hijo, eran conocidas y por ende los bandos divididos de acuerdo al monarca y al heredero. Al aceptar que las tropas francesas pasaran por España para llegar fácilmente a Portugal, el pueblo español se consternó ante tal invasión y por ello surgieron movimientos opositores ante los galos. En la Nueva España la invasión produjo un resquemor total que se vio reflejado en movimientos opositores a los “pusilánimes españoles” que no hicieron nada contra un ejército invasor. Un hombre llamado Miguel Hidalgo junto con otros personajes novohispanos conspiraron para lograr una separación de España, que estaba tomada por los franceses y sometida a ellos.
Por último, la Batalla de Puebla en 1862, si bien se logró muchos años después de estos acontecimientos, sí manifestó que Carlos Marx se equivocó al pensar que un pueblo con reminiscencias decadentes de los españoles no podría lograr más que ser sometido y que un ejército tan poderoso e invencible como el francés, que tantas victorias había tenido y que reflejaba la libertad y la revolución, se podía derrotar. Una humillación para Francia que justo un 5 de mayo recordaba la muerte del Gran Corso Napoleón Bonaparte, que había logrado para Francia la supremacía.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorEl arte moderno, también instrumento de la Organización de Estados Americanos
Artículo siguienteLa depresión postpop de Iggy Pop
Edad: Sin - cuenta. Estatura: Uno sesenta y pico. Sexo: A veces, intenso pero seguro. Profesión: Historiador, divulgador, escritor e investigador que se encontró con la historia o la historia se encontró con él. Egresado de la facultad de filosofía y letras de la UNAM, estudió historia eslava en la Universidad de San Petersburgo, Rusia. Autor del cuento "Juárez sin bronce" ganador a nivel nacional en el bicentenario del natalicio del prócer. A pesar de no ser políglota como Carlos V sabe ruso, francés, inglés y español.