“Parte de la curación está en la voluntad de sanar”

Séneca (4 a.C – 65 d.C)

“El obrero trabaja
con sus manos
El artesano además
usa la cabeza”

El artista conjunta; las manos del obrero, la cabeza del artesano y firma todas sus obras con la pluma entintada por la sangre de su corazón.”
Ya Picasso nos había compartido que para él, en cada niño había un artista y que lo difícil era seguir siendo un artista cuando crecemos. El arte ha estado presente desde el momento en que los hombres tuvieron la oportunidad de contemplar, de mirar al cielo e intentar comprender la noche y el día a través de su mirada, primero a sí mismo, y más tarde, a todo cuanto le rodeaba. Comenzaron a usar todo aquel material que estaba a su alcance, para inmortalizar eventos dignos de ser admirados y recordados para su posteridad, de este modo, las diferentes artes comenzaron a tener un refinamiento progresivo, y en algunos periodos también estancamiento, consecuencia de la ignorancia y el aferramiento a ideas que impedían el desarrollo.
El hombre más tarde descubrió otros niveles del arte, como la apreciación, la interpretación y la composición; niveles que para su disfrute, exigen una preparación. Una analogía que nos permite comprender mejor esto ocurre cuando una persona que no sabe bailar, y va a una fiesta, solo se queda viendo cómo otros disfrutan algo que él desea; otro ejemplo lo tenemos cuando una persona se aburre o fastidia en una conversación, aunque en ella convivan personas que son de su interés, si no tiene temas o es incapaz de crear argumentos con los que pueda intervenir, la convivencia será desastrosa.
Para muchas personas el arte es algo que no suma a la economía y, por ende, lo consideran una pérdida de tiempo. Sin embargo, desconocen los alcances y beneficios que puede tener, seguramente después de iniciar un proceso artístico, bien sea plástico, escénico, experimental o cualquier otro, difícilmente volverán a tener la misma visión que en un principio.
Algunos beneficios que el proceso artístico brinda son:

*Terapéutico
*Expresión de las emociones
*Mejora en la comunicación
*Fortalecimiento de las relaciones humanas
*Mejor actitud ante los problemas
*Entretenimiento
*Negociación
*Administración
*Creatividad en la resolución de problemas
*Habilidades para el emprendimiento
*Dirección de equipos de trabajo

Cuando el artista está consolidado y dependiendo de su producción, este podrá tener influencia de opinión sobre las audiencias, aquí nacen los llamados influencers, aunque la mayoría solo han sido creativos que usaron las redes sociales (Facebook, Instagram, Youtube, Snapchat, Twitter) para establecer un diálogo con sus audiencias a partir de una necesidad de comunicación, o bien, de alguna motivación económica.
Otro de los alcances que tiene el proceso artístico, en especial el orientado a la iniciación, es el manejo de la frustración, al ser las emociones la materia prima con la que se va a trabajar, es importante entender qué acciones detonan las mismas, conociendo esto, el facilitador o maestro podrá aplicar las técnicas que promuevan este desarrollo.
La persona que está involucrada en un proceso artístico tarde que temprano llega a una catarsis, es aquí donde, como en una película, el superhéroe se encontrará en una situación de reflexión profunda en donde tendrá que tomar una determinación si desea continuar con su misión, o bien renunciar.
De las cenizas renace el ave fénix, de igual modo la superación de los miedos y el concilio de las emociones. El artista en iniciación podrá encontrar una salida a sus frustraciones, y de ese modo, lograr un equilibrio que le permita continuar con su encomienda.
Lo único que puede perder una persona interesada en el arte, en cualquiera de sus dimensiones y/o niveles, es: el pánico escénico (si su disciplina lo aborda) y la reducción de los niveles de ansiedad; también incrementará su confianza en sí mismo y tendrá un temple recargado.

Comentarios