El interés generalizado por la extradición de Emilio Lozoya con dos fines: responder a severos cargos de malversación de recursos y al tiempo un prometido anuncio de su parte de dar a conocer nombres de altos funcionarios del pasado sexenio quienes, dijo, lo llevaron con intimidaciones y presiones a caer en actos corruptos, quedó hasta ahora sin concretarse como se esperaba.

El exdirector de Pemex enfrentó durante dos días una comparecencia virtual ante las autoridades y al final, jueces determinaron que gozará de libertad condicional para que en los siguientes meses, probablemente seis, continúe su proceso.

Solo tendrá dos limitaciones: no abandonar el país, para lo cual le incautaron su pasaporte, y al tiempo, permanecer en la Ciudad de México y utilizar un brazalete electrónico para que sea localizable cuando la autoridad lo requiera.

Después de su arribo a México, para nada sorpresivo, y que concluyó en su internamiento en el piso seis del hospital privado Ángeles del Pedregal por supuestos malestares, se abrió un nuevo capítulo en la política del país por lo que sería inédito que se convocara a personajes de la administración federal anterior que encabezó Enrique Peña Nieto a declarar –y rebatir– acusaciones en su contra.

Según lo expresado por el exdirector de Pemex, la empresa brasileña Odebrecht pagó 4 millones de dólares que se emplearon en la campaña presidencial de Peña, que se entregaron a Luis Videgaray, a la postre exsecretario de Hacienda, quien presuntamente los empleó para pagar servicios de expertos extranjeros que fungieron como asesores electorales.

También, ya Peña en el poder, hubo otra aportación de la firma Carioca, esta vez de 6 millones de dólares que se utilizaron para “concientizar” a legisladores y otros.

Otros involucrados en lo que supuestamente externó Lozoya fueron: Ernesto Cordero, Salvador Vega, Luis Lavalle Maury y dos más que hoy son gobernadores, Francisco Domínguez de Querétaro y Francisco García Cabeza de Vaca de Tamaulipas.

En posteriores versiones de los pretendidamente responsables, hubo deslinde de culpas.

Eso expusieron Ricardo Anaya, García Cabeza de Vaca y Ernesto Cordero.

Emilio Lozoya enfrenta cargos por los casos de Agronitrogenados y Odebrecht, fundamentales, pero se infiere que estableció un acuerdo con autoridades mexicanas para ser testigo protegido, acogiéndose al llamado criterio de oportunidad.

Según eso, y respaldado de grabaciones, con una duración aproximada de 16 horas, demostrará quienes participaron en los enredos financieros.

Desde luego, el interés lo polarizan Peña Nieto y Videgaray, por lo que representaron en el sexenio anterior.

En este panorama surgen las especulaciones si en verdad se les llamará para que declaren sobre lo que Lozoya, en presunción, vaya a exponer.

Se recuerda que Peña Nieto fue muy asediado en torno a su romance con la joven de San Luis Potosí Tania Ruiz. Hubo, incluso, una imagen en donde los dos estaban en un restaurante y el exmandatario empleó una peluca para que no se le identificara.

Se dijo que ya conciliaban sus sentimientos en pro de una boda. Más adelante, una revista de espectáculos afirmó que la relación había concluido.

De entonces hasta ahora no han aparecido informaciones sobre ellos.

Videgaray no ha externado comentarios sobre el tema en que se le relaciona.

Se ha escrito que en un principio él proyectó la carrera de Emilio Lozoya pero que después tuvieron diferendos que cayeron en lo irreconciliable.

Ante ese panorama de que se pudieran aclarar esos movimientos de dudosa integridad, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido incisivo en la lucha de su gobierno contra la corrupción.

Además del valor moral que adereza a esta estrategia. Esta, ciertamente importante, tiene otro valor agregado por lo que le sumaría en adeptos en la elección del próximo año, al renovarse la Cámara de Diputados federal, innegablemente como su sostén para mantener el poder de sus decisiones.

Otorga UAEH jubilación a 90 Administrativos y académicos.

Noventa administrativos y académicos tuvieron un digno y merecido epílogo por su trayectoria en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) al recibir el beneficio de su jubilación.

Quienes ya gozan de esa distinción forman parte de los sindicatos de Personal Académico (SPAUAEH) y del Único de Trabajadores y Empleados (SUTEUAEH).

A los favorecidos, 64 académicos y 26 administrativos se les entregó un reconocimiento, medalla y moneda conmemorativa por sus 30 años y más siendo parte importante de la casa de estudios.

Hubo cuatro actos solemnes, por razones de espacio en acatamiento a normas sanitarias en el salón Ingeniero Baltasar Muñoz Lumbier. Presidieron el rector Adolfo Pontigo Loyola, Gabriela Mejía Valencia, coordinadora de administración y finanzas, con la representación del presidente del Patronato Universitario Gerardo Sosa Castelán, así como los dirigentes del SPAUAEH Octavio Castillo Acosta y del SUTEUAEH, Jaime Galindo Jiménez.

En su mensaje, el rector Pontigo Loyola destacó el esfuerzo de cada uno, compromiso y honradez hacia la institución; además, subrayó de ser todos un ejemplo de disciplina.

También, textualmente indicó: “Esta ocasión es un motivo para celebrar el triunfo, su trabajo que a lo largo de este tiempo les ha permitido permanecer firmes a sus ideales.

” También que la UAEH se ha caracterizado por su compromiso con la educación de México, ejecutado hace más de centuria y media pues “somos conscientes de que esta es la piedra angular para el desarrollo.

Y los instó: “Guarden en su memoria los colores y los emblemas de la universidad, entre sus muros quedará plasmada la huella de su presencia y lo mucho que han dado por ella”.

A su vez, Mejía Valencia precisó que a lo largo de 33 años han sido otorgadas 576 prestaciones de ese tipo y que en el periodo 2010-2019, la Autónoma de Hidalgo atendió 320 solicitudes de retiro, a las que se sumaron los 90 de este año, calificándolo como hecho sin precedentes.

Los dos dirigentes sindicales agradecieron al presidente del Patronato Gerardo Sosa así como al rector Adolfo Pontigo por hacer realidad las jubilaciones “en medio de un ambiente adverso”.

Comentarios