Tlahuelilpan.- La coordinación entre la Policía municipal de Tlahuelilpan y el Ejército es a medias, reconoció el director de Seguridad Pública de esa demarcación, Javier García.

Tras la difusión hace unas semanas de un video que mostraba un altercado entre un militar y un policía municipal, el mando reconoció que la corporación local solamente mantiene un trabajo coordinado con elementos de la 18 zona militar y no con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que está comisionada para cuidar la zona de ductos.

Además, cuestionó el trabajo que realizan esos elementos, ya que recordó que el viernes la Policía municipal efectuó un importante aseguramiento de hidrocarburo presuntamente ilícito y detuvo a tres individuos, “si el personal de la Sedena que está en la zona de ductos estuviera haciendo su trabajo, no ocurrirían ese tipo de situaciones”, cuestionó Javier García.

No obstante, precisó que existe buena relación con el Ejército, que desde hace unas semanas se instaló en la Base de Operaciones Mixtas (BOM) de Mixquiahuala.

Sin embargo, el martes elementos de la Guardia Nacional (GN) arribaron a ese municipio y junto con efectivos de esa corporación realizaron recorridos por algunas localidades, además de que fue instalado un punto de revisión sobre la carretera estatal con dirección a Tula, donde son inspeccionados vehículos y personas.

En otro aspecto, el director de Seguridad Pública de Tlahuelilpan Javier García celebró que tras la explosión del 18 de enero no han sido reportadas fugas como tal dentro del municipio, aunque dijo que sí han atendido algunas pero han sido en los límites de Tlaxcoapan y Tetepango.

Sin embargo, refirió que en la zona conocida como Los Transformadores fueron detectados dos “piquetes”, los cuales ya fueron clausurados por personal de la Sedena, no obstante esas tomas eran nuevas, de no más de tres días, por lo que Javier García aseguró que dentro de Tlahuelilpan ya no hay puntos de extracción activos que pongan en riesgo a la población.

Comentarios