Azorado, el centro de estudios de las finanzas públicas de la Cámara de Diputados descubre que el endeudamiento de estados y municipios de México se ha multiplicado por cinco durante los últimos años: pasó de 100 mil a más de 500 mil millones de pesos. Si alguien se mete a hacer un desglose encontrará la mano del Rey de los Dragones y sus compinches de la tolucopachucracia.
Hace más de 250 años, el canciller de Napoleón, el marqués de Talleyrand dijo una frase lapidaria: “Hay una cosa más terrible que la calumnia: la verdad”. Y la verdad es que el endeudamiento bestial es el producto directo de la corrupción galopante que azota al país. No puede ni debe explicarse de otra manera.
Lo que pasa es que, como sostuviera también el dramaturgo suizo Max Frisch, “la verdad es el mejor camuflaje, porque nadie la acepta”. Los escándalos que han sido destapados a raíz del encarcelamiento de Luis Carlos Castillo Cervantes, socio entrañable de Videgaray, hacen insuficiente el entramado jurídico del país.

Este sí es el escándalo
de corrupción del sexenio

Ya es insuficiente el listado de delitos del defenestrado código penal vigente para tipificar las demenciales conductas gubernamentales en todos los terrenos posibles o siquiera imaginables hasta hace poco tiempo. Todos los escándalos de corrupción del toluquismo ordinario han palidecido ante la aparición de otros nuevos, más lesivos al bolsillo ciudadano. Esto parece un torbellino sin fin.
La casita blanca de la Gaviota, o así se nos hizo creer: que era de ella; los desvíos y peculados presupuestales, los hurtos de oro, los trastupijes del ilusorio tren bala, la rapiña con los terrenos del fantasioso megaeropuerto, la pantalla de Soriana comprando la Comercial Mexicana para EPN han sido reducidos a juegos de niños –o de ñoños– por éste, que ocuparía el primer lugar en el medallero de lo protervo, dadas las cantidades de ilícitos que contiene.
Sería el colmo de la inmundicia. Pues este escándalo, que involucra a toda la clase política del país, no va a ser guardado en maleta de turco. Los demócratas, dolidos por las insensateces de Peñita, darán a conocer próximamente datos que hasta hoy no han sido revelados pero que rebasan cualquier película de hampones y mafiosos.

Un banco texano para
desde ahí robar a México

Luis Carlos Castillo Cervantes, el Rey de los Dragones, quien empezó reciclando asfalto y reencarpetando tramos carreteros, desde su empresa Remolques SA, resultó ser la cabeza de la Hidra, formado en los sótanos de la aduana del aeropuerto de Tijuana y encabezando una banda feroz de bandoleros peligrosos que han destrozado la economía nacional.
Padrino de varios candidatos, entre ellos Humberto Moreira, el exonerado por la justicia española, a quien donó millones de dólares durante su campaña a gobernador de Coahuila, con el tiempo se convirtió en el lavador estrella de los carruseles financieros de Videgaray con los gobernadores, hasta ser propietarios del carísimo Texas National Bank, corporación financiera que compraron para ser… más eficientes. El Saltillo Group, la mampara.
Luis Videgaray sigue
pasando la caharola

Se sostiene que Baltasar Hinojosa, el todavía diputado priista derrotado vergonzosamente en Tamaulipas, primo del testaferro que aparece como dueño de la Constructora Higa, está metido hasta el cogote en el enjuague del gas de la Cuenca de Burgos… obvio, quería también sus acciones en el complejo bancario que abarca todo el este texano… en complicidad con su padrino político, el nefasto Luis Videgaray, un personaje siniestro que todavía anda tras las charolas de billetes de toda procedencia, pues no ha quitado el dedo del renglón para retacar el país de promocionales y zarandajas, con la mira puesta en la sucesión presidencial… ¡menos ahora!

Han violado leyes y
tratados internacionales

Si ya el asunto de la corrupción internacional, desatado por las investigaciones llevadas a cabo en el puerto de El Mezquite, habilitado como base de la Armada, y custodiado por sus juanes, había rebasado lo inaudito, las nuevas especies informativas rompen estándares de imbecilidad y traición.
Han violado los tratados internacionales que correspondían a las grandes inversiones que los petroleros estadunidenses habían inyectado a los proyectos de Los Ramones, para que el gas de Burgos respondiera a sus expectativas. Ahora no, un ducto subterráneo de mil 250 millas de longitud transporta el carburante para los bolsillos de Videgaray y su pandilla. Peñita, extenuado, no lo entiende.
Construyeron un fraccionamiento, refugio de gandallas

Con el dinero obtenido de las arcas estatales, Castillo Cervantes lavó los haberes de Enrique Martínez y Martínez, Natividad González Paras y Eugenio Hernández. Norberto Salinas, alcalde de Mission, Texas, para lograr la construcción de la etapa tres del fraccionamiento Mission, exitoso, muy exitoso, pues se convirtió en el “spa” habitacional preferido de todos los gandallas norteños que fueron a refugiarse a su cobijo.
La etapa dos del fraccionamiento Cimarron, en el mismo complejo de Mission, donde los gobernadores priistas destaparon a Peñita, ha sido rebasado. ¿Será porque el llamado presidente lo ocupó repetidamente como centro de escándalos y operaciones fraudulentas, y ya está demasiado chamuscado?

Su ADN, compuesto de
sangre de billetes verdes

Toditos son como el rey Midas, pero al revés: lo que tocan, no lo convierten en oro, sino en caca. Hoy, traen al país a la trompa talega de sus caprichitos y ambiciones de enriquecimiento a velocidad turbo, sabiendo que de un momento a otro todo se acabará y, usted sabe, necesitan mucho dinero para poder defenderse de lo que vendrá.

Comentarios