Ayer fue un día histórico para Hidalgo. No solo porque fue una jornada en la que se renovaron los gobiernos estatal y de 83 municipios, también porque la transición de poderes se llevó a cabo en circunstancias poco comunes. La capital del estado fue uno de esos escenarios en los que la pluralidad política permitió ver reuniones, pronunciamientos e imágenes que explican la nueva realidad política de México. Primero, al mediodía, el gobernador Omar Fayad Meneses, luego de rendir protesta en el auditorio Gota de Plata, pronunció un discurso renovador que plantea cambiar de forma radical la administración pública estatal. El nuevo gobernador puso el acento en el combate a la corrupción, en la transparencia de la administración de los recursos públicos y en acciones como la simplificación administrativa y descentralización. También ofreció revisar el sistema de transporte colectivo Tuzobús, idea que había prometido llevar a la mesa desde su época de candidato y que será una de las prioridades de su gobierno. Más tarde, por la noche, Yolanda Tellería rindió protesta como nueva alcaldesa de Pachuca, en medio de invitados de peso como el presidente del comité directivo nacional del PAN Ricardo Anaya, la aspirante presidencial Margarita Zavala y el senador panista Jorge Luis Preciado, quien fue coordinador de su bancada. Lo notable fue que ayer, tanto Fayad como Tellería, coincidieron en que sus gobiernos buscarán que sea una política pública la transparencia y el combate a la corrupción; además ponderaron la idea de un gobierno de puertas abiertas y cercano a la población, así como una administración que privilegie la simplificación, de modo que los trámites sean reducidos. También, ambos mandatarios, coincidieron en que la realidad democrática en México ya es otra y que quienes vivimos en este país debemos acostumbrarnos a las alternancias. De ese modo, tanto Fayad como Tellería entendieron, al menos en sus discursos, que la tónica deberá ser el trabajo coordinado. Ya veremos si tales promesas pasan al mundo real. De filón. Un sector del público que acompañó a Tellería durante el inicio de su gobierno confundió este acto republicano con un acto de campaña. Rechiflas a Eleazar García y a Omar Fayad demostraron el poco talante democrático entre algunos simpatizantes y militantes blanquiazuales.

Comentarios