Crece afluencia en primer día naranja

1556

Pachuca.- Confusión, duda y esperanza causó el primer día del semáforo naranja en la entidad, entre comerciantes y clientes del mercado Primero de Mayo en Pachuca, donde fue notable el incremento en la afluencia de personas.

En el primer día en el que Hidalgo cambió el color del semáforo epidemiológico, las calles del primer cuadro de la capital hidalguense incrementaron los transeúntes. Desde el atrio de la iglesia de la Asunción, la plaza Constitución, los portales, hasta los pasillos del mercado se acumulaban las personas.

Conforme se avanzaba por las banquetas, los peatones encontraban a su paso a ambulantes que ofrecían cubrebocas, palas de madera, ramos de flores, audífonos de 20 pesos, pilas, ajos, cerillos, utensilios de cocina, y hasta los “de la bolita” se congregaron para atraer a la gente y ver quién caía en el fraude de adivinar dónde quedó la pelotita.

A algunas amas de casa las sorprendió el bajo costo de las frutas y legumbres, a 5 pesos el kilo de tomate, a 10 el limón, la papa, la cebolla; el jitomate dos kilos por 15 pesos, 10 pesos el cuarto de chiles serrano; y no faltaron los comerciantes que gritaban “¡Llévelo, llévelo, mango a dos kilos 15!”.

A diferencia de otros días, los pasillos lucieron con más afluencia de clientes, quienes debían cumplir con los protocolos de uso de cubrebocas y dejarse poner gel antibacterial al ingresar.

La apertura de algunos negocios que tuvieron que cerrar tras la epidemia, causó esperanza para algunos transeúntes quienes observaron cómo una dulcería famosa volvió a abrir sus puertas con las medidas sanitarias requeridas, así como un local de materias primas que solo permitía el ingreso a una persona, y mantenía una larga fila afuera, marcando la sana distancia.

Ayer por la tarde, autoridades estatales dieron a conocer las normativas que regirán el semáforo naranja a partir de esta semana.

Comentarios