Pachuca.- En 2013, las alarmas por la creciente alza en casos de robo de identidad y fraude cibernético se prendieron; a partir de entonces y hasta el año en curso, los delitos de ese tipo registran incremento sostenido de entre 100 y 115 por ciento por año, declaró el presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) Mario di Costanzo Armenta, durante gira de trabajo por Hidalgo.

En entrevista, tras ofrecer la conferencia “Fraudes financieros” como parte de las actividades de la Semana Nacional de Educación Financiera 2017, recalcó que se trata de una práctica delictiva que ha evolucionado a medida que la tecnología lo hace.

Incluso, advirtió del riesgo que implica el uso de redes sociales en ese tema.

De esa forma, el fraude que hoy se considera tradicional, referente a la falsificación de identificaciones oficiales o tarjetas de crédito, mutó hasta llegar a prácticas que consisten en despojar a un usuario del número de identificación personal (NIP) de sus cuentas.

Cifras de la dependencia dan cuenta de la gravedad de esas prácticas, toda vez que de 4.4 millones de reclamaciones interpuestas ante la Condusef en el primer semestre del año, 3.3 millones fueron originadas por un presunto fraude al usuario y de estas más de la mitad (alrededor de un millón 200 mil) fueron fraudes cibernéticos.

Di Costanzo admitió que a la fecha no existe una legislación federal que permita combatir tajantemente ese delito, sin embargo, en coordinación con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) han tomado algunas disposiciones para evitar que ese ilícito continúe creciendo.

Entre dichas acciones, destaca el uso de huellas dactilares a partir del próximo año, como medida para identificar a personas que hagan operaciones financieras o instituciones bancarias con programas pilotos para que los cajeros operen con ese mecanismo en vez del NIP.

“Pensamos que esta medida reducirá mucho el tema de robo de identidad. ¿Qué se tiene que hacer de manera adicional?, tener una legislación federal que regule no solo el robo de identidad sino el fraude cibernético; ¿qué sucede ahora?, que no tenemos ni siquiera una legislación federal para el robo de identidad, cada entidad federativa tiene sus propias disposiciones e incluso el delito se llama de una manera diferente.”

Es decir, dijo, la falta de una legislación homogénea facilita que los delincuentes cometan ese tipo de delitos.

La prevención por parte de los usuarios de servicios financieros, comentó, también es fundamental para erradicar los fraudes.

Los casos de ese tipo atendidos por la Condusef son resueltos a favor del usuario en 53 por ciento.

Medidas para disminuir los casos

  • El uso de huella dactilar
    será una de las medidas para combatir el delito a partir del año entrante
  • La prevención
    por parte de los usuarios de servicios financieros es fundamental para erradicar las estafas
  • Es necesaria una legislación
    federal que permita combatir tajantemente ese ilícito, la cual a la fecha no existe

Comentarios