Uriel de Jesús Moreno puntualizó que se trata de una problemática que aqueja a todo el país

Pachuca.- El comisario de la Agencia de Seguridad Estatal Uriel de Jesús Moreno Castro reconoció que en los últimos años el delito de portación ilegal de armas de fuego creció en la entidad; no obstante, puntualizó que se trata de una problemática que aqueja a todo el país.

Opinó que para que el delito disminuya es necesario que las penas se agraven, pues el hecho de detener a una persona por portación ilegal de armas de fuego y poco tiempo después dejarla en libertad, genera un tipo de impunidad que debe combatirse.

En ese sentido, confió en que los congresos a nivel estatal y federal, así como la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y los grupos interesados en sancionar el delito, generen las modificaciones pertinentes a la ley y tomen las mejores decisiones para combatir con efectividad la portación de armas y bajar la incidencia delictiva.

Lo anterior, apuntó, toda vez que tan solo en un operativo han decomisado hasta 70 armas de todos los calibres, principalmente en Pachuca y zonas de combate al robo de hidrocarburo, como Cuautepec, parte de Tulancingo y Tula.

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), hasta noviembre de 2018 en Hidalgo fueron cometidos 127 homicidios con armas de fuego, de los cuales 112 fueron dolosos, 10 culposos y cinco feminicidios.

Lo anterior da cuenta de un incremento de 48.8 por ciento en dos años, luego que al mismo mes de 2016 sumaban 65 hechos.

Además, hasta noviembre del año pasado sumaban 174 lesiones provocadas con armas de fuego, de las cuales 141 fueron dolosas y 33 culposas, lo cual revela un aumento de 68.9 por ciento en comparación con el mismo mes de 2016, cuando los casos llegaban a 54.

  • El titular de la Agencia de Seguridad Estatal explicó que para que el delito disminuya es necesario que las penas en la materia se agraven

Comentarios