Crimen icónico

250
icono

El director, que basó su historia en
el libro Vulgar favors, que narra esos hechos, produce la serie “El asesinato de Gianni Versace”, para evidenciar la homofobia, la impunidad y los prejuicios de la sociedad en ese entonces

BERNABÉ GÓMEZ / AGENCIA REFORMA
Los Ángeles

Al pie de las escaleras de su mansión en South Beach, Gianni Versace dio su último aliento mientras se desangraba a manos de Andrew Cunanan.
Los balazos que esa mañana de 1997 resonaron por la playa de Miami, dirigidos a la cabeza de ese icónico diseñador italiano, no fue homicidio, sino un crimen con tintes políticos, aseguró Ryan Murphy.
El director, que basó su historia en el libro Vulgar favors, que narra esos hechos, produce la serie “El asesinato de Gianni Versace”, para evidenciar la homofobia, la impunidad y los prejuicios de la sociedad en ese entonces.
Hoy se estrena en México (22 horas, por FX) y ayer se lanzó en Estados Unidos.
“Abordamos el crimen bajo una perspectiva social, no criminal como en “El pueblo VOJ Simpson”, eso siempre nos interesó y lo titulamos ‘asesinato’ porque denota un discurso político: cuando se toma la vida de alguien para probar algo, y es lo que hizo Andrew Cunanan”, dijo Murphy sobre esta segunda temporada de su serie antológica, “American crime story”.
“Este asesino nunca hubiera sido tema nacional si no hubiera matado a Versace, ya muchas víctimas le antecedían pero nadie había hecho nada porque los homosexuales estaban marginados y la organización policíaca, aunque sospechaba de Cunanan, se negaba a poner alertas por la discriminación que imperaba.”
Édgar Ramírez asume el rol de Gianni Versace, Ricky Martin el de la pareja del diseñador, Antonio D’Amico; Penélope Cruz, como Donatella Versace, y Darren Criss como Andrew Cunanan.
La serie, contada en retrospectiva, mostrará cómo era la vida de Gianni, quien murió a los 50 años, y cómo fue que conoció a su agresor en la década de 1990.
“Cuando haces una serie basada en hechos reales siempre hay cosas que te obligan a tomarte libertades creativas en función del dinamismo y el dramatismo, pero al final la esencia se respeta.
“Hubo quienes, del elenco, quisieron acercarse a personas que conocieron a Gianni, como Ricky que habló con Antonio, o Penélope que es amiga de Donatella, pero también hubo quienes prefirieron apegarse solo al guion.”
La familia Versace ya emitió un comunicado desestimando la serie de Murphy, como lo hicieron con el libro de Maureen Orth en 1999.
Murphy ha argumentado que esta pieza debe apreciarse como un esfuerzo creativo para hacer un buen trabajo de ficción.
Opulencia, mentiras y muerte

Para Edgar Ramírez, dar vida a este legendario diseñador fue un reto que trascendió al gran parecido que ostenta con Versace.
“Creó un mundo de sensualidad y opulencia que hasta el día de hoy ha impactado en la moda y la cultura pop, él definió los años 90, y la forma en la que la historia combina el espíritu de la época, su relevancia fashionista y el discurso social, fue lo que me atrajo a este proyecto”, contó Ramírez, quien investigó el trabajo de Versace para entender su personalidad.
Mientras que Ricky Martin contactó a Antonio D’Amico para poder dar un mejor retrato de la pareja de Versace, a quien señalaron de vividor.
“Esto está hecho con mucho respeto y se lo dejé claro a Antonio; hay un nivel de injusticia que no solo apunta a la muerte, sino al estigma que hay sobre él como su pareja, por lo que quise conocerlo más para poder mostrarle al mundo lo mucho que lo amó y la gran conexión que tenían”, expresó Ricky.
Darren Criss también aclaró que su personaje no glorifica al asesino.
“Andrew tenía muchas personalidades con distintas personas y eso me lo hizo fácil, porque no es un arquetipo, sino alguien que me reta a ser el mejor o el peor según la situación, sin prejuicios ni intenciones ocultas.”

Comentarios