El año termina y comienzan a hacerse los cortes de caja en la administración pública y desde las organizaciones de la sociedad civil.

Y en ese tenor, a Hidalgo no le irá bien en el sector de la vivienda. Resulta que según el Instituto del Fondo para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit) la meta de colocación de créditos registra un avance de 86.

93 por ciento. Eso al cierre de este año al que le faltan solo 11 días para concluir, de acuerdo con el reporte Avance General de Crédito. Ese hecho, según el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) Guillermo Juárez González no tiene precedente en Hidalgo. “Se trata de un panorama que por primera vez se presenta en la entidad y puede adjudicarse a que los compradores están siendo cautelosos ante el cambio de gobierno”. La meta era colocar 11 mil 757 hipotecas y hasta el último corte, el pasado 6 de diciembre, solo se habían colocado 10 mil 220. Quedan pendientes mil 537 créditos. Evidentemente no se llegará a la meta. Según el propio líder empresarial, además de la incertidumbre por el cambio de gobierno, la baja en la colocación de créditos se explica porque las viviendas en general se han encarecido por el aumento en el costo de insumos; por la cada vez mayor escasez de reserva territorial; e incluso por la farragosa tramitología. Hidalgo tiene que empezar a analizar de qué forma va a dinamizar su mercado de vivienda. Los males son conocidos: los salarios de los hidalguenses muchas veces no alcanzan para comprar casa en su propio terruño, por lo que esas son vendidas a trabajadores de entidades circunvecinas, principalmente de la Zona Metropolitana del Valle de México. Pero si aquí también comienza a escasear el terreno, el futuro para el sector y para los trabajadores hidalguenses no suena nada halagador. Resulta imperativo construir una renovada política de aprovechamiento e incentivo para la vivienda estatal. De filón. Luego que el presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó su error al reducir el presupuesto a las universidades públicas, ahora los rectores dicen que le entrarán a la ola de la austeridad republicana.

Comentarios