El futbolista del Real Madrid que ha convertido el dorsal siete en sinónimo de gloria tiene secuestrada a la prensa deportiva internacional. No se habla de otra cosa desde el martes, y no es para menos. El imponente remate de chilena por parte del portugués está al nivel de los más grandes de todos los tiempos. Sin embargo, vale la pena recordar que se trata de Cristiano Ronaldo haciendo lo que mejor sabe.

No me refiero a la técnica de patear hacia atrás, pues es la primera anotación oficial en su carrera utilizando el más vistoso de los recursos ofensivos. Se trata de su temple y determinación: el Bicho se levanta todos los días con el Balón de Oro entre las cejas. Nadie puede detenerlo cuando se propone ser el mejor.

Cristiano lleva ya un rato siendo amo y señor de la Champions League. El más grande gol de su carrera vino también acompañado de un récord que lo cataloga como el primer futbolista que anota en 10 partidos consecutivos en dicha competencia. Además de ser el punto de quiebre en el ataque de su equipo, el hombre del momento podría haber dado un golpe de autoridad en las aspiraciones del conjunto madrileño por conseguir un tricampeonato europeo que ni el más osado de los merengues hubiese podido soñar hace un par de años.

Pese a que Gareth Bale no le hizo mucha gracia la titánica anotación de su compañero, el resto de los integrantes del plantel, Zizou incluido, siguen sin dar crédito por lo acontecido en la cancha de la Juventus. Los propios aficionados del conjunto italiano mostraron su respeto por CR7 al aplaudirle tras su obra de arte. Incluso el veterano arquero Gianluigui Buffon ya debe estar planeando cómo detener a un jugador que le tiene por cliente (le ha hecho nueve goles en 10 disparos a puerta. De locos).

El comandante comenzó la temporada con una sequía goleadora importante, pero bastó un solo detonante para que el río se desbordara. Absolutamente nadie puede dudar de la capacidad de uno de los deportistas más disciplinados y determinados jamás vistos. Y pese a que tiene al mundo entero rascándose los ojos y con la garganta seca, hay que decirlo: lo del martes fue Cristiano y nada más. Ese es él, así de espectacular, así de imponente.

Comentarios