El título del extraordinario Gabriel García Márquez en Crónica de una muerte anunciada encontró su analogía con el tema del incremento al precio de la gasolina y sus efectos preliminares en varias partes de Hidalgo. Un escenario inusual se vivió el fin de semana en las distintas regiones, estaciones de servicio atestadas de quienes buscaban llenar el tanque previo al demoledor incremento, otros se estacionaban con el temor de no ser atrapados por el desabasto. En el Valle del Mezquital, por ejemplo, la corresponsal Rocío Velarde informó del cierre de bombas desde el mediodía del sábado en Alfajayucan, Tasquillo y Zimapán, donde bajaron la cortina debido a la falta de gasolina. Como señalamos en este mismo espacio en la edición del 31 de diciembre. El espectro de un eventual desbasto de combustible apareció en Hidalgo. Lo que se entendía como algo lejano finalmente ocurrió en las últimas horas en Tulancingo donde se apreciaron compras de pánico. En la ciudad de los satélites el reportero Daniel Martínez constató ventas máximas por 200 pesos por automóvil. Lo que llevaba a pensar hasta ese momento que Hidalgo pudiera sumarse a la lista de entidades federativas afectadas por el desabasto, y ocurrió. A partir del viernes en esa misma región, por lo menos tres estaciones dejaron de vender combustible o racionalizaron el servicio; la medida obedecía a la falta de garantías de Pemex para distribuir. En Pachuca, durante un recorrido que realizó nuestra compañera Laura Trejo también apreció el cierre de una estación en avenida Universidad por falta de hidrocarburo, así como escases de gasolina tipo Premium. Durante el último día de 2016 hubo gasolineras abarrotadas en la salida hacia Actopan, contrario a las que se localizan en la México-Pachuca, donde la afluencia fue menor. En general la preocupación era la misma: ahorrar y prevenir la escasez. Lo cierto es que como no hay plazo que no se cumpla, el golpe al bolsillo llegó. Gasolineras de la capital hidalguense aplicaron desde el primer minuto del Año Nuevo el aumento, el cual fue de 1.81 pesos para la Magna y 2.75 para la Premium. Incipientes señales de protesta contra la medida recaudatoria se gestan en la entidad, nada concreto y quizá puedan pasar los días y la fuerza de las manifestaciones nunca llegue a su objetivo. El empellón está dado, ¿habrá vuelta atrás? Eso solo lo sabremos cuando el México herido salga del coma. De filón. En el municipio de Cuautepec se encienden los focos rojos. Siete asesinatos violentos en tres meses no es cosa menor, entre estos el de una menor de edad, habrá que esperar una respuesta ahora que las autoridades regresen de vacaciones.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios