Inicio Especiales La Entrevista Cruzando líneas para cumplir sueños

Cruzando líneas para cumplir sueños

657

CARLOS ROJAS

Pachuca.-

El slackline es un deporte de equilibrio en el que se usa una cuerda plana, normalmente de cinco centímetros de ancho y hecha de nylon o poliéster, que se engancha entre dos puntos fijos.

Esa actividad deportiva surgió en la década de 1980 en el valle californiano de Yosemite, Estados Unidos (EU), cuando dos escaladores Adán Grosowsky y Jeff Ellington comenzaron a caminar sobre cuerdas flojas.

Con el slackline se trabaja el cuerpo y la mente. Al practicarlo se activan las piernas, espalda, abdominales, brazos, así como ligamentos internos. Además, se necesita mucha concentración, por lo que varias personas coinciden en que se asimila a la meditación, pues “solo estás tú y la cuerda”.

David Hernández tiene 22 años, es originario de Pachuca y actualmente vive en la colonia Campo de Tiro; disfruta del arte, pues es un pintor con bastante talento y con el conjunto Colibrí busca ayudar a pequeños artistas del estado.

El joven practica el slackline junto con sus amigos “desde hace cuatro años; consiste en sujetar una cuerda desde dos puntos diferentes, en árboles o postes, para posteriormente caminar sobre ella en línea recta, también se puede realizar yoga o saltos.
“Existen varias formas de practicarlo, se puede hacer sobre agua, de montaña a montaña o se puede realizar en longitudes muy grandes de 100 a 200 metros”, explicó.

David no tiene un lugar fijo para practicar ese deporte alternativo; “nosotros actualmente practicamos en el parque de plaza Juárez y constantemente tenemos eventos en los cuales entrenamos y hacemos la exhibición para que las demás personas puedan ver lo que hacemos.

“Para poder realizar este deporte se necesita que los árboles tengan cierta vida, para poderte anclar a ellos, y el parque de plaza Juárez cuenta con varios árboles que cumplen esta característica.”

Él es una de las personas que empezó a difundir ese deporte en la capital hidalguense, por lo que, comentó, está dispuesto a enseñar a quienes se acerquen a él sin cobrarles, sin embargo, no rechaza recibir ayuda monetaria, pues dijo que los recursos sirven para comprar el material utilizado para la actividad.

“Antes sí tenía un horario establecido para impartir clases, pero actualmente no… cuando estamos practicando, muchas personas se acercan a preguntar sobre qué es lo que estamos realizando y nosotros siempre brindamos el espacio para que la gente pueda practicar”, aseguró.

“Actualmente las clases que brindamos son gratis, no existe un interés por cobrar, pero si alguien está dispuesto a pagarnos, no estamos cerrados a recibir el dinero.”
En Pachuca y en el resto de municipios hidalguenses ese deporte casi no se conoce, “el futbol es el que siempre acapara la atención del público en general, evitando que se voltee a ver a otros lados y que existen los deportes alternativos, que tienen beneficios muy positivos en el cuerpo”, destacó.

“Mi meta es llevarlo (el slackline) a que se dé a conocer a cada municipio, que se vea y que se entienda que es un deporte alternativo; muchas personas lo ven como deporte de riesgo, pero en realidad no lo es, es un deporte muy bonito; una de las cosas que más motiva es que en nuestro estado hay muchos paisajes que se prestan para poder practicar.”

En mayo, David y varios amigos, quienes forman la asociación civil Maghotsi, organizaron el primer Festival de Slackline en el estado, el cual reunió a deportistas de distintitas partes del país.

Maghotsi, además de tener como objetivo difundir los deportes alternativos, busca ayudar en el ámbito cultural y ambiental al mejorar los espacios públicos, entre otras acciones; son jóvenes que buscan hacer algo diferente.

“Muchas veces no tenemos esas ganas de salirnos de nuestra zona de confort, hasta que nos empezamos a cuestionar qué estamos haciendo; nosotros los jóvenes buscamos hacer cosas nuevas, algo que te haga sentir vivo, pero muchas veces la apatía te opaca esas ganas de hacer algo diferente”, manifestó.

Para finalizar, David indicó que uno de sus planes a futuro es abrir una escuela profesional de slackline en la Bella Airosa, donde las personas puedan practicar de manera plena ese deporte.

Comentarios