Es como una familia pequeña, donde todos se apoyan y se quieren mucho, cuando alguien está triste todos van a verlo y cuando están felices todos bailan… han cambiado mucho desde que están aquí”

LIDIA LÓPEZ

Pachuca.-

Con el fin de ayudar a jóvenes con síndrome de Down o con alguna discapacidad intelectual surgió el Centro de Terapia Educativa Hidalguense AC (Ctduca), donde se crean oportunidades mediante una educación que les permite desarrollar diversas habilidades para una mejor calidad de vida.
Desde hace dos años, luego que la directora y fundadora de la asociación Ana María Vargas Hernández falleció, Ana María Callejas Fuentes asumió la subdirección para continuar con el trabajo de la fundación.

En el centro reciben a jóvenes a partir de 15 años, quienes encuentran un espacio para hacerse de diversos conocimientos, desde cómo manejar una computadora hasta cómo preparar sus propios alimentos, con el fin de independizarse en la medida de sus capacidades.

En entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo, la educadora Ana María Callejas platicó sobre su trayectoria en el Ctduca y la labor que emprenden.
“En agosto yo me pude jubilar, y tuve la suerte de que el proceso fue rápido y en octubre de 2016 me jubilé… posteriormente, la directora de Ctduca (María Vargas) se enferma de insuficiencia cardiorrespiratoria, lo que deriva en otros problemas y al año, el 2 de febrero, ella muere; mi esposo, que es su hijo mayor, se queda como representante legal de la fundación y yo me quedo a cargo de la subdirección de la escuela. Yo trato de continuar con la labor que inició la maestra.”

¿Cómo surge la fundación?

“Ella (María Vargas) fue la fundadora de la escuela en 1972, hace ya 45 años.
“Surge porque la maestra tuvo un hijo con síndrome de Down, en ese tiempo no había mucho que hacer por ellos, incluso los médicos se tardaron en decirle lo que tenía, y al final le dijeron que era síndrome de Down y que lo dejara en casa, que esos niños no duraban mucho, entonces ella de ahí empieza su lucha al preguntarse cómo iba a tener a su hijo en casa, por lo que empezó a tocar puertas, fue a (la Ciudad de) México y conoció a la doctora Susana Ramírez, quien le empezó a dar orientación sobre lo que era el síndrome y cómo podía mantener a su hijo, y la animó a ella, junto con otros padres de familia, para que en cada estado fundaran una asociación, y de ahí surge este centro de terapia educativa.”

¿Cuál es el objetivo?

“El objeto social de la fundación es crear un centro de terapia educativa para rehabilitar a niños afectados por el síndrome de Down, niños cuyo coeficiente de inteligencia es notablemente más bajo que el normal, y requieren atención médica y enseñanza especializada para adaptarse a la sociedad.
“También es objeto de la asociación crear una escuela para padres de dichos niños donde se les orientará con respecto a las causas del síndrome, sus consecuencias y la forma en que pueden ayudar a la educación y rehabilitación de sus hijos.”

¿Cuáles son las actividades que implementan para la rehabilitación de los jóvenes?

El modelo de atención se basa en la antología La creación de estrategias para la atención de niñas y niños con discapacidad intelectual, de la cual retoman las áreas de habilidades adaptativas para crear el plan de actividades del centro, que consiste en educación física, música, computación, lectoescritura y habilidades del pensamiento.
“Además de talleres de jardinería; recientemente la Fundación del Doctor Simi nos apoyó con herramientas, como tijeras, una podadora y unas palas, y les enseñamos a manejarlas, a cortar el pasto, para que vayan desarrollando esas habilidades de la vida en el hogar, que es parte de lo que pretendemos.
“También les damos un taller de elaboración de alimentos de manera individual, donde cada uno de ellos pasa a la cocina y se les enseña a preparar los alimentos para todos los compañeros.
“Tenemos otro taller de elaboración de galletas, ellos ayudan desde la preparación, ahorita estamos en una etapa en la que ayudan a reunir los ingredientes y que los identifiquen… uno de los chicos ya logra hacer las galletas desde la masa hasta el producto ya terminado, también aquí se encargan de empaquetarlas al otro día, cuando ya están frías, y finalmente se sellan las bolsas y se llevan para su venta.
“Estamos buscando que el chico que es el más avanzado tenga un trabajo, pues tiene esa inquietud que ya no quiere depender de la familia, entonces él tiene la necesidad de un trabajo, es su sueño; de hecho, fue a un establecimiento de lavado de carros y solo entró y salió porque no tenía la capacitación, entonces de ahí surge el estimularlo al enseñarle que tiene que cumplir con horarios establecidos, que sea más independiente, que acepte críticas… ahorita estamos trabajando con él todo eso y se le está dando una mínima gratificación como estímulo, de 50 pesos a la semana.”
“También tenemos el taller de arte donde se les enseñan algunas técnicas de dibujo y pintura para que ellos puedan desarrollar su creatividad.”

¿Cuál es una de las dificultades
a las que se enfrentan?

“Un poquito con los padres, porque desafortunadamente la mayoría piensa que ya no hay nada que hacer, que ya creció el chico y ya se le acabó el tiempo para aprender… no tenían esa convicción de traerlos y de que aprenderían algo, ahorita afortunadamente contamos con dos estudiantes de psicología que están haciendo servicio social y están apoyando en hacer entrevistas con los padres y dando a conocer sobre la discapacidad, que todavía hay mucho por hacer.
“Algunos de ellos (los alumnos) nunca habían salido de su casa hasta ahorita que se enteraron del centro, entonces toda su vida estuvieron en casa y apenas llegan aquí y es todo nuevo para ellos, por ejemplo, el chico que comento duró 20 años en su casa, porque su mamá pensaba que ya no había nada que hacer, muere el papá y la hermana se ve en la necesidad de buscar un lugar para la mamá y el chico, y llegaron aquí con algunas pláticas de concientización.”

La anécdota

La comunidad del Ctduca realiza visitas cada mes a diversos espacios, las cuales están programadas de acuerdo a la situación didáctica, es decir, una oportunidad de aprendizaje según las necesidades de los jóvenes, como de alimentación, uso de medios de transporte, entre otros temas, actividades que en algunas ocasiones también son recreativas.
“El año pasado, en diciembre, nos fuimos a Real del Monte a desayunar, donde llegamos a un lugar donde venden pastes, y todos muy contentos se sentaron; me gustó mucho la respuesta del mesero y que nos atendieron muy bien, a cada uno (de los jóvenes) les dieron la carta y ellos se sentían muy importantes… ya al final, cada quien tenía que pagar su consumo, entonces me dice el mesero ‘me dicen, por parte de la administración, que es gratis el consumo, que mejor les compren otra cosa’”, recordó Ana Luisa Callejas con lágrimas en los ojos al rememorar el orgullo que sintió en aquella ocasión.
No obstante, narró que “desgraciadamente estos chicos, a pesar de que hay tanta inclusión y de que se habla de esta situación, todavía los llegan a relegar, por ejemplo, el

chico que ya es más independiente a veces sale a la calle y no faltan los vagos, que hasta le dieron de tomar… que nada más los utilizan para burlarse de ellos.
“No en todos lados es así, porque hay casos como el del Real (del Monte) o cuando nos subimos al Tuzobús, donde hasta sobran asientos porque toda la gente muy amable se levanta de los lugares y nos deja sentar; y las visitas que hemos hecho hemos tenido muy buena respuesta.”

El Ctduca

El horario en el que acuden los jóvenes con síndrome de Down o con alguna discapacidad intelectual es de 9 a 14 horas y el calendario de actividades está basado en el de la Secretaría de Educación Pública (SEP).
Existe una cuota de recuperación de 500 pesos mensuales por alumno; no hay cobro de inscripción. El recurso es utilizado para el pago a docentes, personal y colaboradores del Centro de Terapia Educativa Hidalguense AC, ubicado en carretera Pachuca-Tulancingo kilómetro 1.5 número 108, colonia Felipe Ángeles, en Pachuca.

El mensaje

“Si tienen alguna persona conocida en casa en esta situación, que no la dejen ahí y la traigan con nosotros, los recibiremos con mucho gusto y le vamos a dar esas oportunidades que les están haciendo falta.
“También les pedimos que nos apoyen con la compra de nuestros productos, las galletas, que se venden en las instalaciones del Pollo Piyín, donde es nuestro lugar de venta; así como los pastes, porque si nosotros tenemos esa venta tenemos más oportunidades de darles trabajo a ellos”, puntualizó Callejas Fuentes.

Comentarios