Cuando lo privado se vuelve público

184
editorial

¿En qué momento una conversación privada se vuelve tan importante como para salir a la luz pública, para ser debatida de manera colectiva? En teoría, a un medio de comunicación debe interesarle cuando esa conversación privada tiene consecuencias para la vida pública, cuando tiene implicaciones o daña a terceros. De lo contrario, es un asunto privado y no debería atraer la atención de las páginas de un diario o de las cámaras de televisión. En este diario nos apegamos a esa política hasta que el hecho trasciende y se vuelve público por otros factores. Con ese criterio habíamos tomado la decisión de no difundir la conversación vía Whatsapp entre el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Onésimo Serrano González, y la coordinadora de comedores comunitarios, Monserrat Ortiz Segovia, pues no le vimos el interés público por ningún lado. No obstante, la Sedesol decidió convocar a una conferencia de prensa para aclarar el asunto e informar que la funcionaria afectada presentará una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH) por la publicación de una fotografía en redes sociales. Fue la misma Ortiz quien aseguró públicamente que esa fotografía no era ella y a continuación calificó como calumnia la circulación en redes sociales de la conversación privada entre ella y el delegado Serrano González, cuya veracidad, por cierto, no fue aclarada. Más allá de si la foto es auténtica o falsa, es cuestionable y debatible la necesidad de celebrar una conferencia de prensa para aclarar un asunto que bien pudo quedarse en la esfera privada, pues no parecía haber ninguna implicación grave. No obstante, una vez que la dependencia federal juzgó necesario hacer una conferencia para aclarar el asunto, entonces cobró otra dimensión. De filón. Son varios los contratos que supuestamente firmó la presidencia municipal de Pachuca sin que el cabildo los avalara. ¿De verdad será solo una estrategia para no hacer más lento el trabajo en la alcaldhía? ¿O hay otro trasfondo?

No votes yet.
Please wait...

Comentarios