Y entre editorial y editorial, exposición tras exposición, dando vueltas por ese pasillo circular que más bien es una espiral, yo paseo por la Feria Universitaria del Libro (FUL) mientras memorizo los poemas de Manual para ser Eva. Pero no se trata de esa Eva ingenua que mordió una manzana por creer en las palabras de una serpiente y por eso la expulsó del paraíso. No, es la otra Eva, la que la poeta Norma García describe. Esa Eva que se enamora del mar porque le recuerda ese aromo del hombre con quien desea pecar. Esa Eva que peca gozosa y se extravía en laberintos poéticos. La que imagina un Adán que cree en los milagros.
La misma Sor Juana comparte este camino oyéndome con los ojos para que recorra sus poemas, para que ame a esos hombres necios y reescriba con ella esa carta a Sor Filotea.
Deshojo el libro de El amor que me juraste y como su personaje repito, gracias a la inspiración de Silvia Molina, que yo también juro delatar cómo se enamora una mujer y que “ahora sé que nos enamoramos con el impulso de Eva, con el desprendimiento de Sara… con la lujuria de la mujer de Lot, con la delicadeza y la decisión de Rebeca… Nos enamoramos con la tenacidad de Rut, con la pasión de Rabahm, la ramera de Jericó; con la impudicia de Zuleika, la que persiguió a José con palabras, regalos y filtros de amor… Nos enamoramos con la deshonra de Dina, con el libertinaje de Drusila, con la mentira de Sáfira, con la resignación de María Magdalena, con la fe de Elizabeth, con la traición de Dalila, con el poder de Débora, con la dulzura de la sulamita… Nos enamoramos con la inocencia de las mil vírgenes, con la amargura de Mara, con la suerte de Martha, con el servilismo de Roda, con la infidelidad de Gomer…”
Con el alma Como agua para chocolate voy deshojando 12 rosas, de preferencia muy rojas, y las rocío con dos cucharadas de anís y dos cucharadas de miel en la botellita de mi perfume, así con su esencia una nube rosada me envuelva y coloree el olor de mis hombros, el aroma de mi ombligo y el perfume de mi geografía que empapa la alegría de caminar entre tantos libros y palabras impresas.
Y en vez de maldecirte, como advierte en su novela Hortensia Moreno, repito con ella que en este espacio pueden estar las testarudas, las locas, las despojadas, las feministas y las bigotonas. Hay lugar para exitosas, perfumadas, madrugadoras, sensuales, musas, divas, abnegadas, renegadas, únicas, virtuosas e independientes.
Gracias FUL por existir y darnos todos estos días de lecturas, de poesía, de literatura, de ensayos, de análisis y de libros, libros y más libros. Recuerden que la podemos disfrutar hasta el 4 de septiembre. FUL, nuestra feria del libro que con tanta inspiración, entre vientos de palabras, organiza la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y el Patronato Universitario.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorCuarto informe de EPN: un carnaval impúdico y ñoño
Artículo siguientePresentan recetario del atole y el tamal
Profesora investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM. Especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Ha publicado una gran variedad de libros y artículos académicos. Es columnista tanto en medios impresos como digitales. Ha recibido diferentes reconocimientos por su trayectoria feminista y periodística.