La victoria presidencial de Donald Trump en el país de la águila calva augura un futuro tan nítido y definido como las videograbaciones artesanales de estrenos cinematográficos valuadas en 20 pesos la unidad (o en 50 si se lleva cuatro) para quienes llevamos por emblema nativo la águila ofidiotófaga, ya sea que vivamos acá en el país de centros comerciales redimidos de gravámenes donde son expendidos los artículos fílmicos citados o quienes cohabitan en el país de la auténtica democracia (sic).
¿Qué hacer ante este porvenir? Sugiero, como es habitual en este espacio, una lectura concienzuda de las políticas y acciones prometidas en campaña por John Trump y, por supuesto, actuar de manera inteligente y en consecuencia sobre cómo las cumple u omite, en especial o ejemplificando, el posible erguimiento de una pared nacionalindante y antimigrantes escasos de documentación.
De arribar a un punto crítico en las actividades gubernamentales de quien comparte la misma afición por acaparar y ejecutar poder como por las postizos capilares con sobredosis de peróxido de hidrógeno, existe la posibilidad de hacer “borrón y cuenta nueva” en la historia aunque, claro, primero será menester que domine el desplazamiento bidireccional de la cuarta dimensión. Confiando en el consabido ingenio mexicano (apuesto cuádruple sobre sencillo que será la nacionalidad mexicana quien consagre este logro), comparto unos tantos de cuentos y novelas que fungen como baliza, advertencia y recomendaciones para quien decida retroceder la FECHA y alterar la línea temporal. Deseo sean de utilidad.
El ruido de un trueno. Cronopaisaje por excelencia, este cuento de Raymond Douglas Bradbury extrapola el efecto mariposa con talante excepcional, con la particularidad que sucede también con elecciones presidenciales de trasfondo. Si decide viajar en el tiempo un poquito antes de las votaciones estadunidenses de 2016, lea antes este cuento, para evitar que se le pase la mano en la modificación temporal.
El hombre en el castillo. Philip Kindred Dick pinta una distopía desconcertante ante la posibilidad que los Países del Eje hubiesen salido airosos de la segunda guerra mundial: avances tecnológicos alemanes que no están ni cerca de los actuales, que conviven con dictaduras japonesas en este orbe. La modificación histórica solo es conocida por una persona, y esa persona tiene habitaciones en… Por cierto, como dato fugaz, antes que Donald John Trump cargue sus maletas hacia la Casa Blanca, tiene su residencia en la Torre Trump, edificio de 200 metros (metros más, metros menos) compuesto por 58 pisos y localizado en Nueva York.
El sueño de hierro. ¿Y si Adolf Hitler hubiese apartado su afición megalomaniaca por dormir el sueño americano y despertar en la tierra de la oportunidad? Norman Spinrad especula que “Mi lucha” sería la puerta de entrada de una carrera prodigiosa como escritor de novelas de ciencia ficción para el führer, escurriendo su vívida imaginación en motociclistas envestidos en cuero para luchar contra mutantes descerebrados; altísimamente recomendado. Como dato fugaz dos, el abuelo de Donald, Friedrich Drumpf, es de procedencia alemana, ya llegando a EU cambió su nombre por Frederick Trump.
El libro del día del juicio final. Suponiendo que el panorama adverso trumpiano se materializa, y en unos años tiene la oportunidad de regresar a esta época solo, y solamente, como observador histórico, ¿tendría la fuerza de voluntad para permanecer impasible?, ¿cree en la maleabilidad del destino o figura que es inquebrantable? Connie Willis ofrece un periplo hacia los confines del espíritu humano bajo la excusa de retroceder al pasado. Novela imperdible si le es posible regresar del, digamos, 2516 con medicación que remedie la diabetes, clasificada la nueva epidemia mundial.
Los cuentos y novelas sugeridos con anterioridad no abordan exclusivamente los viajes en el tiempo, son una invitación literaria para que conozca las diferentes posibilidades a las que nos enfrentamos, o enfrentaremos, o enfrentamos y ya vino alguien a cambiar el rumbo histórico (¡¿cómo podríamos saberlo?!), y para que tome sus precauciones cuando cambie de carril por carreteras cuatridimensionales.
Espero, de todo corazón y por el bien de este país y sus connacionales, que le sirvan.

[email protected]

Comentarios