El secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, a la luz de lo que acontece en puntos rojos del país, donde la violencia del crimen organizado ha recrudecido, o de plano es la que manda por encima de la autoridad estatal y municipal, insiste:
“Por eso la profesionalización de los cuerpos de seguridad. Si no se forman bien, si no hay controles de confianza y que cuando a alguien se detecta que no pasa los controles de confianza se retiren del encargo, hoy te quiero decir (a Joaquín López Dóriga) que hay miles de policías que no pasaron los controles de confianza y siguen como policías municipales, o en la calle o en alguna acción.”
“¿Qué preocupa en este momento, el tema de la inseguridad? Le escuché al presidente el otro día, fue en la Conago, donde por primera vez dijo que se habían en algunas entidades incrementado los índices de violencia”, preguntó López Dóriga a Osorio Chong en entrevista radiofónica.
“Esto de los incrementos” respondió el secretario de Gobernación, hemos venido diciendo desde que empezó, el año pasado, en algunos estados de la República, donde se había revertido prácticamente lo que existía, de 22 a 16 por cada 100 mil habitantes el número de homicidios. Hoy nuevamente está con un repunte, y se explicaba por qué.
Refiere el funcionario que se ha descabezado a todos los grupos criminales, y por otro lado, no se han fortalecido las instituciones municipales, estatales, donde por ley está y recae la responsabilidad de la seguridad pública.
Joaquín le dijo que ha escuchado a gobernadores que la dejan pasar, dicen: “no, ese es un asunto federal”. Como si ellos no fueran gobernadores, como si los gobernadores no tuvieran la responsabilidad y la seguridad total de su estado.
Y le recordó que él, Osorio, fue gobernador, a lo que éste respondió que “nunca, y no tenía problemas menores, tuvimos el apoyo, el respaldo desde el ámbito federal”.
Bueno, este es el punto. ¿Quién gobernaba a Puebla cuando comenzó a despuntar la “ordeña” de ductos de Pemex? El presidente era Felipe Calderón Hinojosa y focalizó el combate al crimen organizado en terrenos de su nacencia, declaró la guerra que luego encontró Enrique Peña Nieto y, ante la ausencia de apoyo con el marco legislativo, ha mantenido a las Fuerzas Armadas en la calle, en la tarea de erradicarlo. Tarea que se antoja por lo menos de muy largo plazo.
¿Nadie sabía la forma en que los llamados huachicoleros “ordeñaban” a los ductos en Palmarito Tochapan, Puebla?
Mire usted, no es pretensión alzarme abogado de nadie en estos asuntos de seguridad pública y de quehaceres criminales, pero lo cierto es que el gobernante que asume la omisión como práctica política en el dejar hacer, dejar pasar, es tanto o más criminal que aquel que comete un delito y expone a miles de familias, pobres la mayoría, como apoyadores a modo porque su miseria la cubren con unos miles de pesos con protección a delincuentes que lo mismo “ordeñan” ductos que secuestran y asesinan.
Hoy, Rafael Moreno Valle anda en busca de la candidatura del PAN a la presidencia de la República y olvida esa estela de corrupción y criminalidad que soslayó en su administración y que hoy le ha estallado en las manos a su sucesor Tony Gali, quien al mejor estilo de la mecánica para salir del paso ha recurrido a la vieja oferta de aplicar todo el peso de la ley contra esos huachicoleros que seguramente votaron por él en ese carrusel que lo llevó al triunfo electoral.
Porque sabían de estos criminales, porque no son invisibles y la “ordeña” era y es pública y todo el mundo en esas localidades en Puebla, Veracruz, Tabasco, Tamaulipas y etcétera y etcétera conoce su identidad, es una ofensa al sentido común que hoy se requiera el apoyo de las Fuerzas Armadas para atacar un problema que pudo ser abatido hace rato. ¿Le mintieron a Moreno Valle Rosas? ¡Ja! Conste.
Martes. A la maestra Delfina Gómez Álvarez, en su encuentro con colegas de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión, le cuestionaron que se haya apoyado en un equipo de expertos en temas como urbanismo y ecología. Consideran que es inexperta. El problema, empero, de muchos gobernantes, estriba en que se creen todólogos o los presentan como tales.
Un gobierno es de equipo; un candidato debe y está obligado a presentarse con un equipo de respaldo en sus ofertas de campaña, no como mujer y hombre orquesta. Se elige a la cabeza, no al equipo. Y la cabeza decide el tamaño y capacidades de éste. ¡Síganle! ¡Péguenle a Delfina! Digo.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon

No votes yet.
Please wait...

Comentarios