“La violencia, principalmente hacia las mujeres, es una realidad en México. Muestra de ello son los innumerables casos que han culminado en el aumento del feminicidio como fenómeno delictivo. Estos acontecimientos dejan, sin lugar a duda, que en este país la violencia contra las mujeres sigue presente en la vida cotidiana, lo cual tiene una explicación cultural y legal fundamentalmente. En primer lugar, la violencia es reproducida socialmente por la familia, los medios de comunicación, las escuelas… En segundo lugar, la violencia hacia las féminas continúa en nuestro país, pues las instituciones son laxas con ella, le permiten su existencia”, afirman Daniel Francisco Díaz Jiménez y María. Aidé Hernández García en la presentación del libro Cultura de la violencia y feminicidio en México (Fontamara, 2016), coordinado por Fabiola Coutiño Osorio y María Aidé Hernández García.
Dentro de los títulos, hay dos relativos a Hidalgo: “Violencia feminicida en Hidalgo”, de Elsa Ángeles Vera y Josefina Hernández Téllez, y Tula, “La sombra de la violencia de género en Hidalgo”, de Elvira Hernández Carballido.
En el primero de ellos, “Violencia feminicida”, se afirma que “no basta promover y signar leyes, si no se atienden evidencias de que la violencia contra las mujeres es multifactorial, cultural y noticia que se atiende como parte de un mero espectáculo mediático. El ejemplo que da pie a la revisión legal y de agenda informativa es la muerte violenta que sufrieron nueve mujeres en Tula, Hidalgo.”
En ese hilo, las autoras Ángeles Vera y Hernández Téllez presentan la cronología de la tipificación del feminicidio en Hidalgo (8 de marzo de 2013) y el papel de las organizaciones civiles hidalguenses en la solicitud de emitir la Alerta de género para el estado; así como la radiografía de la violencia en Hidalgo, los casos de Tula y la deficiencia legal-cultural en el trato y tratamiento de estos casos de feminicidio.
Su conclusión es que “los cambios que hoy ya son de forma deben plantearse desde políticas públicas integrales que no solo contemplen las leyes, sino acciones positivas en cuanto a capacitación, divulgación y mayor énfasis en la sensibilización a niveles de legisladores, funcionarios y cuerpo policiaco y judicial. Así como la aplicación correcta y expedita de los protocolos establecidos para atender el feminicidio… Hidalgo, sin duda, avanza en forma, pero aún falta abatir usos y costumbres que no permiten sea real el abatimiento de la violencia en general contra las mujeres.”
Elvira Hernández Carballido, en “Tula, la sombra de la violencia de género en Hidalgo,” describe “el panorama de violencia en el estado y presenta el contexto de los casos ocurridos en ese municipio. Analiza las reacciones y propuestas que han surgido en torno a esta grave problemática. Y cierra el texto con una propuesta internacional –ya dada a conocer en 2013– sobre crear un protocolo de investigación de las muertes violentas por razones de género”.
La autora concluye que “la violencia de género en el estado de Hidalgo no resulta ajena y que los siete casos en el municipio de Tula preocupan, indignan y exigen una acción más comprometida y sensible del gobierno municipal y estatal. La forma en que las autoridades han intentado resolver los siete asesinatos está muy lejana de una perspectiva de género y de un compromiso sensible y respetuoso de los derechos humanos de las mujeres que sufrieron esa violencia. Por ello resulta muy representativo describir el más reciente documento que argumenta la importancia de informar, prevenir, investigar y sancionar”.
En total esta obra reúne 15 estudios sobre el feminicidio, que abonan al conocimiento del tema y que son de obligada consulta. La primera parte consta de cinco capítulos que abordan la violencia de género en diversos ámbitos. Los temas sobre esta cultura son: “La labor de las asociaciones civiles en el combate a la violencia de género”, de Brenda Fabiola Chávez Bermúdez; “Las violencias al atender la violencia de género: vicisitudes de los programas comunitarios”, de Lilia Edith Martínez Padilla; “Promoción de la violencia de género el filme La Cenicienta, de Disney”, de Gabriela Carrillo Espinosa; “Equidad contra violencia de género en las etnias: un problema cultural. Los retos del siglo XXI”, de Clotilde Vázquez Rodríguez; y “Violencia de género en el contexto de los conflictos armados”, de Ruth Elizabeth Prado Pérez y Gabriela Castañón García.
En la segunda parte, además de los reseñados, están: “Violencia de género y feminicidios en México”, de Alicia Hernández de Gante y Natividad Bernal Lucas; “Feminicidio en México: insuficiencia del marco legal nacional, compromiso de los instrumentos jurídicos internacionales y formación en valores”, de Rossana Schiaffini Aponte; “Protección jurídica internacional de la mujer y contra el feminicidio”, de Armando Osorno Sánchez, Blanca Yaquelin Zenteno Trejo y Fabiola Coutiño Osorio; “Marco Jurídico internacional y constitucional a favor de la no violencia y contra el feminicidio en México”, de Lucerito Ludmila Flores Salgado, Miriam Olga Ponce Gómez y Rosa Cozátl Sánchez; “La resolución 1325 de las Naciones Unidas, una alternativa ante el feminicidio”, de Elizabeth Ballén Guachetál; “Exclusión y discriminación de las mujeres en el código civil del estado de Guanajuato”, de Gabriela Naranjo Guevara; “Feminicidio en Guanajuato, una realidad”, de María Aidé Hernández García; y “Análisis del feminicidio frente a la trata de personas en el estado de Tlaxcala (2000-2015)”, de Gustavo Amaro Zahuantitla.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorIván López Reynoso, listo para dirigir a la OSUAEH
Artículo siguientePresenta Inmude A-XCross y carrera Todos por Rubicel
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.