Cultura, el patito feo de la administración

335
editorial

Desde la administración del exgobernador Francisco Olvera Ruiz, el sector cultura en la entidad ha sufrido fuertes estocadas. La primera fue precisamente con Olvera, cuando con argumentos resbaladizos, decidió fusionar el entonces Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo (Ceculta) con la Secretaría de Turismo, con lo que creó un engendro llamado Secretaría de Turismo y Cultura, dejando en segundo término, como su nombre lo indicaba, a ese sector hoy tan vapuleado tanto a nivel local como nacional. El experimento, según Olvera, tenía como fin impulsar a la cultura mediante el turismo, idea a la cual nunca se le vio ni pies ni cabeza, pues tampoco se conocía alguna estrategia concreta. Así pasó la administración de Olvera Ruiz, con un sector cultural que más bien se enfocó en el rescate de algunos edificios del patrimonio histórico estatal. Esto en detrimento de festivales (el de jazz de plano fue suspendido un año), becas (también se suspendieron las dirigidas a creadores alguna vez el sexenio pasado) o incluso la Feria Infantil y Juvenil, que vio recortado su presupuesto, lo que se reflejó en la calidad del evento durante los últimos años. Hoy día, la actual administración de Cultura no vive tampoco sus mejores días. El secretario del ramo, Olaf Hernández, reveló que la dependencia se encuentra pagando un adeudo que heredó de la administración anterior. Resulta que desde 2012, según Hernández, el entonces Cecultah incumplió con el pago de contrapartes que derivan de coparticipaciones con el gobierno federal. Esto desde 2012, lo que provocó que se acumulara un pasiva de 11 millones de pesos. Ahora la Secretaría de Cultura no solo arrastra una deuda heredada, sino que también sufre por la falta de presupuesto derivado de la crisis que padece nuestro país, derivada de la caída de los precios y la producción de petróleo. Por tanto, no es exagerado decir que la cultura está en crisis en nuestra entidad. De filón. Cada que aparecen las cifras e indicadores del Inegi, como en este caso la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC), recordamos el verdadero tamaño de nuestra economía estatal. Resulta que, según datos recientes, Hidalgo aporta apenas 1.6 por ciento al valor total de la obra construida en el país.

Comentarios