Hidalgo y Morelos aún no poseen los instrumentos para cumplir de forma homologada la medición de emisiones contaminantes de los vehículos que circulan en el Valle de México, que entró en vigor ayer, dijo la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came). Por su parte, el gobernador Francisco Olvera explicó que Hidalgo cumple parcialmente con la tecnología necesaria para cumplir con la norma emergente de verificación.
En cambio, los verificentros de la capital del país, Estado de México, Tlaxcala y Puebla están listos para cumplir con la medida.
De acuerdo con la comisión durante entrevista con un diario nacional, en Hidalgo solo siete de 60 verificentros tienen control centralizado y están listos con los instrumentos que la norma indica, con 60 días para su cumplimiento.

Comparte tecnología
de Estado de México

Cuestionado al respecto, el gobernador Francisco Olvera Ruiz indicó que los verificentros de la zona sur del estado cuentan con la tecnología, mientras que en la región centro y norte están en proceso, ya que no tienen circulación constante con la metrópolis.
“No en todo el estado se ha aplicado. Ellos querían que compráramos un software, pero la Secretaría de Ecología tiene uno autorizado del Estado de México”, dijo durante entrevista en Actopan.
“Hemos estado compartiendo la tecnología, sobre todo el software que nos hizo favor de pasar el Estado de México que ya lo tenía implementado y nos ahorró una buena cantidad de dinero.”
A partir de estos días el gobierno de Hidalgo entra en etapa de supervisión de los verificentros para determinar si aplican estas dos tecnologías, las cuales envían la información del vehículo al centro con tal de constatar si cumple con la norma.
Lo cual obligará a los dueños que tienen su vehículo en malas condiciones a repararlo y otros autos no entrarán a la Ciudad de México por su antigüedad, dijo Olvera Ruiz.
Ayer entró en vigor en los estados que conforman la megalópolis la Norma Emergente de Verificación Vehicular que establece límites de emisiones más estrictos e incorpora el uso de sistemas de diagnóstico a bordo (OBD) por sus siglas en inglés, permite una verificación más rápida, clara y confiable para que circulen diariamente los autos que menos contaminen.
Esta norma tendrá una vigencia de seis meses y puede prorrogarse por un periodo igual si fuera necesario. Después se convertirá en una norma oficial (NOM) en los estados de la República que tengan verificación vehicular.
Este diario visitó ayer un verificentro en Pachuca para observar el funcionamiento durante el primer día en que entraba la nueva norma emergente y encontró que no había servicio. Según el encargado, la razón fue que “no tenían papelería oficial”.
A la pregunta de cuándo reactivarían sus funciones, el encargado dijo que será hasta el lunes cuando el servicio se otorgue de manera normal.

DATO

LOS VERIFICENTROS
DE LA CAPITAL DEL PAÍS, ESTADO DE MÉXICO, TLAXCALA Y PUEBLA
ESTÁN LISTOS PARA
CUMPLIR CON LA MEDIDA

Comentarios