Dan 95 años de prisión a secuestradores de Brayan

371
secuestradores,prisión

ROCÍO VELARDE/ REDACCIÓN
Pachuca.- La Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), a través de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS), obtuvo sentencia de 95 años de prisión en contra de cuatro personas responsables del delito de secuestro agravado.

Derivado de los hechos ocurridos en agosto de 2017 en Tlaxcoapan, en donde un adolescente de nombre Brayan N fue secuestrado, la UECS intervino luego de la denuncia y de inmediato inició la investigación, que días después de trabajos de inteligencia resultó en la detención de los plagiarios.

Una vez que autoridades lograron la detención de quienes hasta ese momento eran probables responsables, los restos del menor de edad fueron hallados en un predio ubicado sobre la carretera Tlahuelilpan-Tula.

Con base en los elementos recabados por agentes del Ministerio Público (MP) de la UECS, se acreditó ante la autoridad judicial la presunta responsabilidad de las personas detenidas, identificadas como Ana Laura N, Alejandra N, Edilberto N y Heber Alexander N.

Luego de agotar todas las etapas del proceso penal y de las investigaciones realizadas por agentes del MP, policías investigadores de la UECS y con base en dictámenes periciales, el tribunal de enjuiciamiento dictó fallo condenatorio de 95 años de prisión por el delito de secuestro agravado. Asimismo, se les impuso el pago por la reparación del daño.

Tras casi año y medio que duró el proceso que vinculó a los cinco implicados, entre ellos un menor de edad que también participó en el plagio y fue sentenciado previamente a cuatro años siete meses de prisión, este 20 de marzo los cuatro adultos, uno de origen centroamericano, recibieron sentencia de 95 años de prisión cada uno.

En las salas de juicio oral de los juzgados penales en Tula, los padres del joven, quienes nunca desistieron, celebraron que finalmente se hizo justicia. “Nos sentimos satisfechos y muy tranquilos en parte, la pérdida de nuestro hijo será irreparable, pero creemos que contribuimos con la ciudadanía para que esta organización no vuelva a delinquir en contra de otras familias o adolescentes, no podemos saber si nuestro hijo fue la única víctima o haya alguna otra”.

El adolescente era estudiante del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTIS) de Atitalaquia, pero al salir de su escuela y llegar a Tlaxcoapan fue secuestrado. A partir de su desaparición, durante 21 días, familiares, amigos y vecinos llevaron a cabo una campaña que culminó con la localización de los restos del joven en Tlahuelilpan.

Comentarios