Daña sismo mil 460 viviendas de Ocuituco

514
ocuito

Morelos.- En Ocuituco el sismo no tuvo temor de Dios ni de la autoridad y dañó 11 iglesias del municipio y además afectó 11 edificios de gobierno y ocho centros de salud.
El temblor del pasado martes 19 de septiembre también dejó, como saldo preliminar en Morelos, 5 mil 550 habitantes en albergues, 7 mil 300 personas afectadas y mil 460 viviendas totalmente destruidas.
Ayer, al centro de operaciones de emergencia instalado en la cabecera municipal llegó la ayuda de los hidalguenses transportada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), que consiste en ropa, insumos médicos, agua embotellada, artículos de limpieza, juguetes, pañales y leche en polvo.

Sin temor a Dios

Una cinta amarilla prohíbe el paso a la iglesia de Ocuituco, donde el sismo dañó parte de su barda principal, dejó por el suelo columnas y fracturó la torre del templo.
El calor aumenta mientras los habitantes del municipio observan cómo llegan los cargamentos de víveres al centro de acopio, en una explanada. Una cartulina blanca anuncia un velorio.
Víctor Bobadilla Gutiérrez, presidente municipal de Ocuituco, refiere que las autoridades aún no han cuantificado el monto de los daños que provocó el temblor y no han estimado el tiempo que tardará la reconstrucción, la cual depende de que el gobierno federal libere los recursos del Fonden.
Aunque estimó que ese proceso podría tardar dos o tres meses. “Ojalá el presidente se ponga la mano en el corazón y libere ese recurso para la gente con la finalidad de iniciar la reconstrucción”, dijo y agregó que Ocuituco es uno de los municipios más chicos de Morelos, pero a la vez de los más afectados.
Al municipio también acudieron delegaciones de Estados Unidos, España y Puerto Rico, expresó.
Entrevistado por separado, Raúl Morales Varela, director de Salud del municipio, explicó que los medicamentos que donaron los hidalguenses serán enviados a las tres casas médicas y un consultorio de la cabecera municipal que atiende a ocho localidades.
Tras asegurar que no hay personas fallecidas por el sismo, apuntó que son necesarios medicamentos para enfermedades gastrointestinales y respiratorias.
Además, el camino al campo de futbol de la localidad Ocoxaltepec, puede sufrir grandes deslaves.

lindvista
Entre las ruinas

Un pueblo lleno de vida entre las ruinas y los montes neblinosos: Tlalmimilulpan. Paredes y bardas derribadas de lo que antes era una casa con familia, vigas de madera que soportan techumbres agrietadas, al borde del derrumbe.
Aquí, las paredes hablan: “Muchas gracias hermanos mexicanos por el gran apoyo”, “Gracias por apoyarnos, de corazón se los agradecemos” o “Las clases se reanudarán hasta tener el dictamen oficial”.
En el edificio de ayudantía municipal, las mujeres ofrecen comida a los voluntarios que llegan con sus cascos y chalecos de colores. Cerca, una iglesia destruida, las paredes deshechas y esparcidas por el suelo.
Los habitantes de Ocoxaltepec, última parte de Morelos con el volcán Popocatépetl, señalan que tienen el centro de acopio mejor organizado del municipio y con entusiasmo dicen que reconstruirán sus casas a la brevedad.

El temblor
del pasado martes 19 de septiembre dejó, como saldo preliminar,
5 mil 550 habitantes en albergues,
7 mil 300 personas afectadas y mil 460 viviendas totalmente destruidas

Comentarios