Arturo Beristáin, actor de teatro, cine y televisión que desciende de una familia de actores con el mismo apellido, me contó una vez una anécdota sobre su hijo Camilo, que entonces tendría solo seis años. Ésta ocurrió allá por junio de 2001, un domingo en la noche, después de una comida familiar, cuando ambos estaban tirados en un tumbling viendo las estrellas. Entonces, Camilo preguntó:

–Pa, la María Curie se murió ¿verdad?
Él, sorprendido de que un niño tan chiquito tuviera idea de Marie Curie y fascinado por el tema, ya que él mismo, no hacía mucho tiempo, había actuado en una obra de teatro sobre la vida de Marie y Pierre Curie 1, le contestó:
–Sí, claro. Pero, ¿por qué?
A lo que el niño respondió:
–Y no era su verdadero nombre, ¿verdad?
Arturo estaba impresionado y le contestó, explicándole:
–No, ella se llamaba Marya Skłodowska y era polaca, y al casarse con Pierre Curie, que era francés, tomó su apellido.
El niño oyó, pero como que no le hizo mucho caso y se limitó a hacer la siguiente pregunta:
–Dedicó su vida al radio, ¿verdad?
Él estaba más que asombrado, no lo podía creer:
–Sí –le contestó–. ¡Ella y su esposo descubrieron el radio, el elemento radio!
El niño se quedó callado un momento y luego le hizo otra pregunta:
–¿Y el radio tiene números y letras?
Ahí la emoción del padre ya era inaudita. Claro, pensó, la tabla periódica de los elementos, y le dijo:
–Sí, Camilo, números y letras–. Él siguió como no haciéndole caso y le dijo:
–XEW900.
–¿Qué?
–Sí, pa, “La Mariácuri”2 que se murió y no era su verdadero nombre, sino Amalia Mendoza, y que dedicó su vida a cantar en “el” radio, que tiene números y letras: XEW900, ¿no?

*Roberto Blandón Jolly es actor profesional de teatro y televisión. Es beisbolista –pitcher– y, además, cantante. Admira mucho a La Tariácuri y es muy amigo de Arturo Beristáin.

1. Marie (1867-1934) y Pierre Curie (1859-1906) formaban una pareja de científicos que recibieron, nada más, el Premio Nobel de física en 1903 por sus estudios sobre la radiactividad. En 1911, Marie, ya viuda, obtuvo otro Premio Nobel: el de química.
2. Él se refería a Amalia Mendoza (1923-2001), La Tariácuri, cantante de música vernácula mexicana, quien tomó su apelativo del grupo musical de sus hermanos: el Trío Tariácuri, que, a su vez, se inspiraron en el indio purépecha, fundador del poderío tarasco alrededor de 1400.

Estupideces de todos los días

Sea como advertencia o escarmiento, los textos que componen ese libro nos confrontan con las estupideces cotidianas de las que somos presa fácil. El humor es el punto de encuentro y la reflexión va desde nuestras más íntimas costumbres como mexicanos, con los pormenores de la festividad de los Reyes Magos, de la hora sagrada del lunch, de los recalentados que se guardan en tópers “de segunda” para no perder los “buenos”… hasta los síndromes, también muy mexicanos, que nos hacen languidecer ante el éxito o la amenaza de nuestra identidad; así como las muertes más ridículas que merecen un premio, la preferencia por las rubias –que, en algunos casos, sí resultan tontas–, los filtros mágicos a los que muchos recurren “para conseguirlo todo” o los inventos más inverosímiles que dan cuenta de nuestras “hondas” preocupaciones como especie.
Estupideces de todos los días es un libro que no puede faltar en la biblioteca de quienes les gusta el humor y la crítica sin complacencias.

Comentarios