A altos funcionarios del exgobernador Manuel Ángel Núñez Soto al parecer les iba bien con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), en Texcoco. Según una investigación publicada ayer por el diario El Universal, el exsecretario de Educación Pública de Hidalgo durante el periodo de Núñez Soto (2001-2006), Raúl González Apaolaza, estuvo involucrado en la compra de materiales de construcción (tezontle y basalto) a sobreprecio. También, en su acarreo a un costo muy superior al del mercado. El Universal cita una investigación que lleva a cabo la Policía federal que consigna que sindicatos y empresas vinculadas a González Apaolaza fueron beneficiadas con más de 17 mil 500 millones de pesos mediante el monopolio de viajes de carga y compra de material. El reporte indica que la compra de material de construcción a las minas proveedoras no se dio en las mejores condiciones disponibles, “en cuanto a precio, calidad y financiamiento”. Respecto a la transportación del material, se describe: “prácticamente se pagó por tres veces el valor del tezontle por transportarlo”, pues el precio pasó de 50 pesos el metro cúbico a 200 pesos, mientras que el basalto llegó a los 300 pesos”. Esas compras, según la Policía federal, denotan “una acción concertada entre funcionarios y sindicatos que se podría tipificar como delincuencia organizada con el fin de crear un monopolio de transportes de los materiales a los precios que ellos establecieron…”. El exgobernador Manuel Ángel Núñez Soto aparece en la investigación de la Policía federal pues, aunque no está relacionado directamente con la malversación de dinero público citada, sí se encontró viable investigarlo por algunas anomalías. Por ejemplo, no declaró ser propietario de Desarrolladora Corteq SA de CV y de Almahandm Desarrolladora de Vivienda, empresas que serían parte del Corporativo Grupo Lomax, consorcio que, de acuerdo con las indagatorias, no existe. Sobre eso, el exmandatario dijo no tener relación con Desarrolladora Corteq, pero sí aceptó ser socio de Almahandm Desarrolladora de Vivienda, que por cierto, invierte en nuestra entidad. Otro exfuncionario de esa época que le fue bien con la construcción del NAICM fue a Aurelio Marín Huazo, quien se desempeñó como secretario de Gobierno. Marín cobró 2.3 millones de pesos por brindar “servicios de asesoría especializada en gestión social, según denunció la organización rindecuentas.org, a pesar de que no tenía ninguna experiencia como gestor social. A ver hasta dónde llega ese salpicadero.

Comentarios