Es una palabra obscena y maleable, fuck significa, en primer término, “coger, tener relaciones sexuales”, pero es también una maldición, un insulto. Y así como el verbo chingar, su etimología nos ofrece variadas posibilidades.

Un mito y una verdad

La leyenda urbana cuenta que en el Medioevo, algún rey, para evitar la propagación de la peste negra, lanzó la prohibición de tener relaciones sexuales, por tanto, cuando a alguna pareja se le concedía la autorización para concebir, se decía que podía tener sexo con el permiso del rey, de ahí el mito de que la “F word” provenga del acrónimo fuck –Fornication under consent of the king (Fornicar con el consentimiento del rey)–.

Adentrándonos ya en la historia real del término, encontramos el fuck en un poema del siglo XV titulado “Flen, flyys and freris” –Fleas, flies and friars (Pulgas, moscas y frailes)– escrito en una mezcla de latín e inglés. Ese poema hace una sátira de los frailes carmelitas de Cambridge, a quienes se acusa de haber roto los votos del celibato. La oración en concreto es: “Non sunt in cœli quia gxddbov xxkxzt pg ifmk”. Hay que tener en cuenta que por su connotación obscena, se escribió en código. Pasándola al inglés moderno dice: “They are not in heaven, because they fuck wives of Ely” (“No están en el cielo, porque se cogen a las esposas de Ely”, Ely es una ciudad cercana a Cambridge). Por tanto, gxddbov se decodifica como fuccant, una palabra pseudolatina que podría traducirse como “they fuck”.

Del indoeuropeo a Jung

Por otro lado, también se sugiere que fuck puede ser una palabra con raíces germánicas, lo cual apunta a una etimología donde la raíz fuk viene del indoeuropeo, y significa “golpear o penetrar”. Por ejemplo, del alemán ficken, “coger”; del holandés fokken, “engendrar”; del noruego fukka, “copular”; y del sueco focka, “golpear, copular”, y fock, “pene”.

Otro posible origen está en el antiguo alto alemán pfluog, “arar un campo”. Según Carl Gustav Jung en su libro Transformaciones y símbolos de la libido (1912), el arado era una representación fálica y la acción de arar es un juego primitivo de palabras que alude al coito. Jung dedujo eso del hallazgo de un jarrón en una excavación arqueológica cerca de Florencia, Italia, en el cual se pueden ver seis hombres arando con el pene erecto.

Para terminar, la ortografía actual de fuck data de alrededor de 1535 y la podemos ver en el parlamento de una obra de teatro de sir David Lyndesays titulada Ane satyre of the thrie estaits: bishops… fuck their fill, and be un married (Los obispos pueden coger hasta saciarse y seguir solteros).

Ahora que ya lo sabe, cada vez que quiera joder a alguien, mejor piénselo dos veces… o no.

Comentarios