Música, artesanías, dulces y demás amenidades fue lo que atrajo este fin de semana a los visitantes a una de las celebraciones más esperadas en Mineral del Monte

Pachuca.- Música, artesanías, dulces típicos y demás amenidades es lo que atrae este fin de semana a los cientos de visitantes hidalguenses y de todas partes de la República a una de las celebraciones más esperadas del año en Mineral del Monte.

Y es que pese a estar a disposición de los paseantes una vasta cantidad de alimentos de todo tipo y sabores, la concurrencia de esta ocasión es para degustar uno de los platillos más emblemáticos de la región.

Desde el tradicional de papá, el llenador de frijol, los exquisitos sabores a mole verde o rojo, pasando por las empanadas dulces y una que otra variedad para los curiosos como el de esquites, los pastes son lo que abunda y sobra en esta 11 edición del Festival del Paste.

Durante tres días, cientos de comensales suben a la montaña habitada de Mineral del Monte para saborear el platillo típico por excelencia; a la par, disfrutan con la diversidad de espectáculos que los organizadores del evento dispusieron para la ocasión.

En las jardineras de la plaza central del denominado pueblo mágico, los más pequeños juegan entre los arbustos con burbujas de jabón, los padres los vigilan sentados, y las parejas aprovechan para tomarse alguna foto con el celular y recordar la visita.

Al pie de uno de los establecimientos pasteros más antiguos del lugar, un letrero da la bienvenida a los asistentes, de ahí hasta poco antes del auditorio municipal, las multitudes hacen olas que imposibilitan caminar a paso veloz.

En el camino decenas de puestos ofrecen el platillo anfitrión, y es que para la ocasión se congregaron desde aquellos con más tradición, hasta los vendedores de a pie que a temprana hora prepararon algunos pastes para llevarlos en canasta, “así tal cual cómo en un inicio las esposas de los mineros los llevaban”, platica uno de ellos.

Es domingo y es el último día de esta fiesta de los pastes, habrá que esperar un año más para regresar a degustar de algo que para los lugareños es común encontrar a diario; mientras que la familia Cázares, quienes viajaron desde Puebla para probar sus sabores, llevan consigo cuatro cajas para los próximos días, pues aseguran que simplemente les encantan.

  • Ayer fue el último día de esa fiesta; habrá que esperar un año más para regresar a degustarlo. Decenas de puestos ofrecen el alimento anfitrión, y es que para la ocasión se congregaron desde aquellos con más tradición hasta los vendedores de a pie
Mineral del Monte ,Festival del Paste

Comentarios