Hola que tal amigo lector. Soy yo otra vez, el Chaneke Verde, con algunos nuevos datos curiosos que comentar. ¿Recuerdas que la semana pasada platicábamos de Gaia y el culto a la Madre tierra? Comentaba yo que dicho culto ha existido desde la prehistoria en diversas culturas y en diferentes regiones del planeta. El día de hoy te quiero comentar de dos personajes pertenecientes a tribus nativas del territorio americano. ¿Conoces a Pocahontas y al jefe Seattle? Vamos a hablar de ellos.

Si naciste antes de 1990, seguro conoces la película animada Pocahontas, de 1995, se la has puesto a tus hijas porque es una de las princesas de Disney y hasta cantas su canción “Colores en el viento”, si no la conoces, la puedes ver ahora mismo en Internet. Quiero que retengas un par de párrafos de la canción: “Te crees señor de todo territorio, la tierra solo quieres poseer, mas toda roca, planta o criatura, viva está, tiene alma, es un ser.

“Hermanos son el río y la lluvia, amigos somos todos como ves, vivimos muy felices en un ciclo fraternal, que eterno es…” ¿Ya te acordaste?, ¿los tienes? Estos versos transmiten un profundo sentido de pertenencia, amor e identificación con el ambiente y seguro pensaste que esa era la manera de pensar de los indios nativos que se representan en la película. Bien, guárdalos para más adelante, para que puedas entender este texto, ya que hoy te quiero contar un par de hechos históricos al respecto.

Primer hecho histórico: Pocahontas fue real, su verdadero nombre fue Matoaka y nació en el territorio que es ahora el estado de Virginia, en la costa este de los Estados Unidos en 1595. Su vida se ha representado en diversas películas, era hija de un jefe Powhatan, quienes en 1607 comenzaron a tener contacto con un grupo de colonos ingleses que desembarcaron en esa zona y con quienes tuvieron una convivencia inestable, a ratos pacífica, a ratos violenta, terminando en la derrota de los indios unas cuantas décadas después. Cuenta la leyenda que ese año, 1607, Pocahontas salvo al capitán inglés John Smith cuando fue capturado por los Powhatan. En 1613, ella fue capturada por los ingleses y vivió entre ellos aprendiendo el idioma y, finalmente convertida al catolicismo, bautizada con el nombre de Rebecca. Se casó con un agricultor inglés en 1614, con quien fue a Inglaterra luego de tener un hijo, aparentemente fue bien recibida y muy popular en la sociedad de ese entonces, pero falleció en tierras europeas en 1617 a la edad de 22 años, no se sabe si a causa de la viruela, disentería o tuberculosis.

Pero el punto no es hablar de su vida, sino de esa canción de 1995, con la cual identificamos al personaje de la caricatura, quien, como en toda película de Disney, dista mucho de la realidad histórica. El punto es que por esas fechas leí por primera vez “La carta del jefe Seattle al presidente de los Estados Unidos”. Estaba pegada en el periódico mural de la escuela, ese al que nadie pela.

Segundo hecho histórico, “La carta del jefe Seattle”: Me sorprendió la similitud ideológica, al grado de pensar en mi mente infantil que Pocahontas y Seattle eran parte de la misma tribu. Lo cual hasta hace poco desmentí, luego de 25 años, ya que descubrí que El jefe Seath, bautizado posteriormente como Noah Seattle (en cuyo honor se nombró la ciudad la ciudad de Seattle, en Washington, al oeste de los Estados Unidos, en la frontera con Canadá) había nacido en 1786 y murió en 1866 a los 80 años, en una reserva india. Nada que ver con Pocahontas, los separan más de 200 años y más de 2 mil kilómetros.

¿Quieres saber más del jefe Seattle y que tiene que ver con Pocahontas? Te lo cuento la siguiente semana en esta columna.

[email protected]

Comentarios