En política nada es casualidad. ¿Alguien cree que la ofensiva contra la UAEH es un conjunto de hechos coincidentes? ¿De repente llegó una mala racha que ha puesto a la institución en medio del escándalo mediático? Es difícil de comprobar quién mueve los hilos, pero cualquiera que sepa leer entre líneas sabe que no es obra de la casualidad. Alguien, escondido en una oficina, está operando. Alguien, un grupo político poderoso, está muy molesto con la institución universitaria y con quienes han estado atrás de su ascenso durante los últimos años. Alguien que está muy enojado con el hecho de que la institución brille por sí sola en el plano nacional e internacional. Un lugar que no ha podido conseguir el estado de Hidalgo en su conjunto.

La universidad se ha convertido en una isla en una entidad que no logra salir de los últimos lugares de desarrollo. O más bien, la Autónoma de Hidalgo se ha convertido en un acicate que le ha permitido a miles de egresados mejorar sustancialmente su nivel de vida. ¿A quién le conviene detener el ascenso de la UAEH? ¿Quién cree que va a obtener los puntos que pierda la universidad como si fuera una operación aritmética simple? Quien está detrás de esa estrategia está calculando mal. La sociedad hace ya tiempo que dejó de ser tan ingenua como en los tiempos del poder absoluto del otrora partidazo.

Las investigaciones tendrán que seguir su curso y el tiempo, como siempre sucede, pondrá las cosas en su lugar. De filón. Y así como el tiempo pone las cosas en su sitio, construir una institución como la UAEH cuesta mucho trabajo y dedicación. Por eso hay que celebrar este 3 de marzo sus 150 años de vida institucional.

Comentarios