Las necesidades básicas de los seres humanos deben cumplir cierto margen de periodicidad para no caer en desórdenes físicos y psicológicos. Algunos estudios científicos revelan que el hombre promedio puede sobrevivir hasta tres días sin beber agua. Durante su huelga de hambre, Mahatma Gandhi pasó un total de 21 días sin ingerir alimentos. Ahora bien, ¿cuánto resiste el mexicano promedio sin futbol? La investigación empírica de un servidor revela números alarmantes: únicamente ocho días.

Porque la resaca del Mundial no ha terminado de sanar y algunos seguimos gritando los goles de Pogba y Mbappé frente a la computadora, mientras la poderosa y siempre infravalorada Liga MX regresa al césped azteca. Poco tiempo hemos tenido para ponernos al corriente de los movimientos de los equipos y sus respectivas pretemporadas debido a la fiebre rusa y los vaivenes emocionales provocados por la misma. No obstante, hay un par de equipos que destacan por el arsenal que, en el papel, promete dar la nota.

Como siempre, “este es el bueno”. Cruz Azul regresa al estadio Azteca con una nueva ilusión que, hay que decirlo, da para pensar que los albicelestes romperán la sequía de una vez por todas. Con Ricardo Peláez en la dirección deportiva y la chequera lista para el derroche, los cementeros decidieron apostar por refuerzos de la liga doméstica que han demostrado ser hombres probados y de garantías.

Gente como Elías Hernández, Andrés Rentería, Milton Caraglio y Pablo Aguilar llegan a la Máquina para ahuyentar a los fantasmas de las liguillas pasadas y nutrir la vitrina azul de una vez por todas.

Otro club que dio golpes de autoridad en el draft fue Rayados. Con las incorporaciones de Rodolfo Pizarro, Marcelo Barovero y Jesús Gallardo, los ahora dirigidos por Diego Alonso tienen argumentos futbolísticos para considerarse favoritos a levantar su primer título de Liga en el estadio BBVA Bancomer.

En contraste, equipos como Chivas y Santos sufrieron bajas sensibles que difícilmente serán solventadas por sus respectivos refuerzos. Es el caso de Guadalajara el que preocupa con demasía, pues con la ausencia de figuras y la incorporación del polémico José Cardozo en la dirección técnica, no debería extrañar que el Rebaño sufra para conseguir un lugar en la fiesta grande.

Así, con refuerzos prometedores, reglamentaciones antidescenso, uniformes lamentables y un sinfín de cambios en televisoras, regresa la Liga más impredecible y emocionante del continente. Como siempre, desde este espacio la invitación al lector es para lanzar su propio diagnóstico. ¿Quién levantará el trofeo de campeón en el Apertura 2018?

Comentarios