Llegamos a la semana final de la temporada regular con solo tres equipos aún en la pelea por la conferencia americana y solo un equipo con esperanzas en la nacional, el domingo podría ser uno de los días más tristes para los aficionados de Pittsburgh, ya que dos de sus rivales más odiados podrían dejarlo fuera de la postemporada.

No cabe duda de que la temporada de Pitts se caracterizó por ser turbulenta, tuvieron un buen inicio, pero a raíz de la lesión de James Conner la nave se fue a pique. ¿Será que al final el boicot Bell surtió efecto? Lo que es un hecho es que la eliminación podría venir a manos de sus acérrimos rivales, ya que depende de que Cleveland le gane a Baltimore y que ellos se alcen con la victoria sobre Cincinnati, de no consumarse esos resultados, Baltimore estaría asegurando la división y por lo tanto dejando fuera a Steelers. Si se consuma esa eliminación, no les espante que se venga un lunes “negro” para Mike Tomlin y comience una nueva era en la escuadra aurinegra.

Por su parte, después de una sorpresiva victoria ante Los Ángeles, Tennessee llega golpeado a enfrentar a un Indianápolis que por fin está gozando de las mieles de un QB sano y confiable, Andrew Luck. En un juego de ganar o morir, Titans dependerán de su nueva revelación, el corredor Derrick Henry, para inclinar la balanza a su favor, pero el factor “suerte” de Indy, creo que al final será determinante y llevará a Potros al juego de comodines.

Finalmente, me encantaría ver a Filadelfia en postemporada, pero para ello Chicago le debe ganar a Minnesota, algo que no parece improbable ya que la defensiva de los Osos está intratable, el problema será que la ofensiva logre encontrar una mayor regularidad.

Por supuesto, también Nick Foles y compañía deben hacer lo propio frente a los más que parchados Redskins, pero, de darse la combinación, será una nueva historia “mágica” para los actuales campeones, un libreto digno de Hollywood.

Comentarios