Debate sin ternuras

291
CARLOS SEVILLA

Hace un poquito más de una semana, el domingo 6, cuatro candidatos a senadores debatieron públicamente en un espacio de la junta local del Instituto Nacional Electoral (INE) en Hidalgo, en Pachuca.
El ejercicio, primero con sus características en el estado, en el epicentro de encendida contienda electoral, concitó el interés de crecida audiencia, de acuerdo con comentarios en los subsecuentes días.
El evento fue transmitido por el Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo.
Participaron, según el orden en que fueron ubicados: Máximo Jiménez Ramírez, Partido del Trabajo (PT); Darina Márquez Uribe, Por México al Frente; Julio Menchaca Salazar, Movimiento Regeneración Nacional (Morena); y Alejandro González Murillo, Todos por México.
Formatos y tiempos se habían establecido con los aspirantes.
La exposición libre, sin cortapisas o limitaciones, empezó como las horas calmas que anticipan tormenta: subiendo de tono, aunque sin calificativos de mala factura o injuriosos, pero sí exposiciones encendidas, directas, que se antojaron como las idas y venidas de una zumbante pelotita de ping pong, entre Julio Menchaca, expresidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), y Alejandro González, quien se desempeñara en calidad de legislador, hoy con licencia, en el Congreso federal.
Ciertamente, ellos polarizaron la que no fue tarde de amores en venturosa primavera.
El contexto de los temas sobre los que cruzaron puntos de vista fueron, quizá los más, con dedicatoria a especialistas.
Esto explicaría que Jiménez Ramírez, ponderado, tuviera que entrar a una disciplina de lectura de párrafos completos, aunque en sus tiempos de improvisación luciera propio, pero alejado de la contienda de sus acompañantes.
Esto de aludir a asuntos, casi rayando en lo muy jurídico, o de estudiosos, no amilanó ni demeritó intervenciones de Darina Márquez, quien dijo ser originaria del pachuqueño barrio La Españita, cantante como actividad profesional y deseosa de llevar a la cámara alta propuestas en favor de quienes pretende representar.
Días después declararía que de su peculio, con ahorros y aportaciones de partido y de amistades, lleva a cabo acciones proselitistas, como inversión previa al millón de pesos que se le autorizó.
Y en ese marco, Menchaca Salazar y González Murillo se enzarzaron en cuestionamientos.
El primero pareció sutil, al poner en duda el título de abogado del segundo.
Este, a su vez, documento en mano, demostró feliz conclusión de estudios.
Alejandro González fue más allá y aludió a 300 concesiones de taxis, detentadas supuestamente por su oponente, y, además, un no precisado destino de recursos para una estancia infantil en el TSJ.
Menchaca, inquisitivo, presentó un cuadro sintético de obras que presuntamente había obtenido en concesión González, aprovechando influencias.
Quizá, subjetivamente, quedó la impresión de que el expresidente del TSJ no esperaba una andanada de tal calibre, que asistió con más buena fe y confiando en pulcritudes, sin imputaciones severas, en tanto que el combativo pretendiente a la curul, González, echaba todo por delante, para convencer al auditorio, el del salón y el televisivo, que estaba preparado.
Fungieron, en calidad de moderadores, dos conocidos y reconocidos periodistas: Georgina Obregón Sánchez y Leonardo Herrera Juárez, ajustando la sesión a lo pactado, sin protagonismos y reconocida propiedad y sensatez.
Y faltan dos encuentros por delante.

Carretera peligrosa

Entendiéndose como nuevo llamado de alerta para responsables de la seguridad pública, Lidia García, candidata de Morena a una diputación federal, citó que de enero a marzo de este año se registraron 16 asaltos a usuarios de transporte público en la carretera México-Pachuca, en algunos casos con víctimas fatales como ocurrió con el profesor Ruy Lohengrin Peña.
Conocedora del asunto, apuntó que siete de cada 10 habitantes de la Zona Metropolitana de Pachuca tiene temor de ser víctima de la delincuencia, como lo ratificó la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana, que llevó a cabo el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Y, textualmente, refrendó: “Estamos obligados a afrontar con nuevas medidas tan terrible situación, con nuevas medidas que incluyan una visión más humana y justa”.

Despistados en el deporte

Carlos Peña, a quien llaman el Gullit, causó baja en el Cruz Azul.
Reconocido por su calidad, y avalado por el entrenador portugués Pedro Caixinha, cayó en un tobogán de conductas personales que desmerecieron sus cualidades balompédicas.
Disposición, casi incontrolable, a vida personal desordenada, en la que sobresalió su inclinación al consumo de bebidas etílicas, echó por la borda una carrera profesional de excelencia.
Y casi en el mismo sentido se puede calificar a Roberto Osuna, lanzador mexicano de los Azulejos de Toronto, aunque sin influjos de alcohol, por violencia doméstica con quien se presume es o era su novia. Fue detenido por la Policía y después inhabilitado por siete días por la Oficina del Comisionado de las Grandes Ligas, aunque con goce de sueldo.
El lanzador sinaloense, de 23 años, en su cuarta campaña en donde se practica el mejor beisbol, lleva récord de nueve salvamentos, con efectividad de 2.93 en 15 juegos.
Osuna fue el mismo que inopinadamente declaró que para él, Joaquín el Chapo Guzmán era un héroe.
Otro caso ligado a un deportista mexicano sobresaliente es el de Esteban Loaiza.
De acuerdo con récords, ha sido el segundo serpentinero tricolor con más victorias, 126, en ligas
mayores.
Hoy está inmerso en un proyecto judicial al ser aprehendido en posesión de 20 kilogramos de cocaína. Estimaciones de expertos apuntan que podría permanecer en la cárcel hasta 10 años.

El adiós a Manuel Perdiz

Años, muchos años atrás, hubo la oportunidad de conocer y tratar a Manuel Perdiz Antón.
Conversador amable, en muchas ocasiones en encuentros fortuitos, casi siempre en la calle Guerrero, en Pachuca, se brindaba abierto a tocar tópicos que, en esos días, eran de interés.
Fumaba; coincidía con su interlocutor en esa dependencia del tabaco, pero en complicidades gustosas, emergían mutuas disculpas.
Se le recuerda como presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) y también, entre otros encargos, parte del consejo consultivo en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Paralelamente, más episódico, hubo trato con sus hermanos, Estrella y Alejandro.
La semana pasada, como se inscriben los infortunios, se conoció del deceso de a quien afectuosamente se le llamaba don Manuelito.
A su familia, la más sentida de las condolencias, en el recuerdo de esas charlas en que se consolidaron afinidades.

El saber cómo votar

Al clausurar la Asamblea de la Confederación de Organizaciones Ganaderas, el presidente Enrique Peña Nieto pidió “no votar con la víscera, sino con la
razón”.
Y no fue un mensaje críptico para tratar de adivinar por quien sufragará el primero de julio, ya que sus palabras, que así se difundieron, fueron: “Espero que el INE no me vaya a sancionar, porque no me estoy metiendo con ninguno, ni a favor de ninguno de los candidatos… porque (además) sobra decirlo, ustedes ya lo saben, ¿cómo para que lo digo?”

Comentarios