Pachuca.-

Consciente de que las políticas económicas no deben estar sujetas a nacionalidades, la alumna de la licenciatura en ciencias de la comunicación de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Ana Karen Cervantes, y ganadora del concurso RSI Undergraduate Scholarship, aporta desde tierras aztecas su apoyo contra los embates Trumpistas.

Desde su trinchera, la estudiante garza busca convencer a senadores estadunidenses de que no aprueben una propuesta que pondría en jaque a las armadoras ferrocarrileras instaladas en México.

Amante de las letras de Catherine Shainberg y fanática de la música de Bruno Mars, Ana Karen Cervantes no repara en reprochar desde la academia la propuesta que se enmarca dentro de la renegociación del Tratado de Libre Comercio.

En la era global, el traslado de mercancías representa un riesgo para los países subdesarrollados, en el caso de México y particularmente las compañías fabricantes de piezas para ferrocarril estarían contra la pared en caso de aprobarse la enmienda.

Luego de la convocatoria del Railway Supply Institute, Ana Karen elaboró un ensayo en el que expuso que la nacionalidad no contrapone la calidad de los materiales que produce cada país; la ley The Buy American Act negaría opciones de desarrollo para México.

Preocupada por el efecto directo a la empresa Greenbrier, instalada en Ciudad Sahagún y en la que labora su padre Edgar Cervantes Flores, no dudó en que todos los individuos en la faz de la Tierra tienen derecho a un trabajo y a una remuneración digna.

El objetivo de la ley The Buy American Act es dar preferencia a las empresas y trabajadores estadunidenses al adquirir prioritariamente sus productos. Una posición injusta para nuestra invitada de esta semana en Entrevista.

Tras su participación en el certamen mundial RSI Undergraduate Scholarship, la alumna del séptimo semestre en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu) de la UAEH obtuvo el segundo lugar.

El reconocimiento consistió en una beca de 2 mil 500 dólares, entregada recientemente de manos del presidente del Patronato de la máxima casa de estudios de la entidad, Gerardo Sosa Castelán.

La universitaria sueña en convertirse algún día en periodista deportiva, para ello ha trabajado codo a codo con su plantilla docente, la misma que la acompañó en la elaboración del documento que a continuación se reproduce íntegramente.

La nacionalidad no define el tipo de persona que somos, ni la calidad de los productos que cada nación produce. The Buy American Act negará la oportunidad a las empresas que no producen en el país para competir para ser el mejor.

¿Por qué comprar productos fabricados en los Estados Unidos?, ¿Por qué no permitir que sus empresas intenten comparar los productos que utilizan?, ¿Por qué limitar sus propias empresas a sus opciones de adquisición?, ¿Por qué enviar el mensaje equivocado a otros países para que adopten esta iniciativa?, ¿Por qué perder la oportunidad de expandir sus redes comerciales con otros países? Si se aprueba esta ley, probablemente distintos países dejarán de comprar los productos de transporte que tengan procedencia estadounidense, para equilibrar la situación en relación a que ellos no acepten productos de otra nacionalidad, luego de un tiempo ya no se exportará la misma cantidad de productos de transporte, y debido a esto el empleo que al principio era seguro, ahora ya no.

Esta ley es riesgosa porque quiza algunas empresas que no necesariamente pertenezcan a la producción de infraestructura de transporte, podrían abandonar sus empresas en los Estados Unidos, esto por suspicacia a que la ley en un futuro abarque más sectores, lo que les puede generar temor a pensar que sus inversiones ya no estaran seguras. Tal vez el propósito de esta ley es generar más oportunidades de trabajo para los ciudadanos estadounidenses, pero quizá el mensaje que reciben los países es el equivocado, que los Estados Unidos no confían en la calidad de productos extranjeros, o que no valoran el trabajo y el esfuerzo realizado en otros países sólo porque son hechos en Estados Unidos, esto puede traer más consecuencias negativas que positivas.

Voy a terminar con una cita de John F. Kennedy:
“No preguntes lo que tu país puede hacer por ti, sino lo que puedes hacer por tu país”(sic).

Comentarios