S GUARDIA
Pachuca

Llegaron las vacaciones y con ellas… la humedad y el calor. Pero no todo es positivo, porque los cambios en el clima favorecen a la mayor incidencia de infecciones en el tracto urinario por la famosa bacteria escherichia coli. Sí, la famosa cistitis.

Esa infección suele manifestarse con dolor en el bajo vientre, ganas de ir al baño muy frecuentes pero poco productivas, dolor o escozor al orinar, e incluso se pueden encontrar restos de sangre en la orina.

El uso de probióticos o la toma de arándano rojo como prevención es fantástico. Pero también hay 10 cosas que puedes hacer para mantener bien lejos la infección.

  1. Beber mínimo 1.5 litros de agua al día. La buena hidratación y consecuente eliminación de toxinas mantendrán a raya los microorganismos que puedan estar en el cuerpo.
  2. No aguantarse las ganas de ir al baño durante horas. Es bueno miccionar cuando ya se han acumulado las ganas suficientes de orinar que suele ser tras tres horas. No obstante, tampoco se debe orinar cada hora puesto que la musculatura pélvica ya se fortaleció desde hace tiempo.
  3. Limpiar la zona íntima con jabones de PH adecuados. Pregunta en tu farmacia habitual.
  4. Es importante la higiene diaria, pero también después de una relación sexual. En esa situación, el intercambio de fluidos y la mayor lubricación de la zona pueden favorecer el crecimiento de microbios.
  5. Encontrar el equilibro intestinal. La zona final de los intestinos y la región sexual está muy cerca y es precisamente de esa primera sección de donde aparecen las bacterias escherichia coli que causan las infecciones urinarias. El estreñimiento o diarreas, desequilibran el PH de la zona y comprometen la higiene.
  6. En las piscinas o playas, no permanecer con el bañador húmedo tocando el cuerpo. Es mejor cambiarlo.
  7. Utilizar ropa interior de algodón que favorezca la transpiración.
  8. Cambiar los tampones y compresas de siempre por productos 100 por ciento de algodón.
  9. Prevenir mejor que curar. En caso de infecciones recurrentes, preguntar a un profesional de la salud qué tomar, cómo y cada cuánto para poder prevenir esa infección.

Comentarios