Defensoría Radio y TV UNAM

447
Josefina Hernández Tellez

Guillermo Montemayor es el defensor de Radio y TV UNAM. Esta figura fue creada justo hace un año, a propuesta de la coordinación de difusión cultural y está adscrita a Cultura UNAM. Esta nueva instancia refrenda y garantiza la vocación universitaria de recibir y responder inquietudes del público de estos medios electrónicos.
La importancia de las defensorías a nivel social e institucional es innegable: fortalece el vínculo comunicativo interactivo entre productores y receptores de mensajes, constituye un aliciente para mejorar contenidos, responde de forma inmediata a las necesidades del público de medios y, sobre todo, marca precedente para contribuir a la formación de audiencias activas y críticas.
Sin duda, el perfil del defensor es importante y necesario para emprender esta tarea de difundir, responder y garantizar los derechos de las audiencias. En el caso de Guillermo Montemayor su perfil profesional es congruente con su encargo: es egresado en ciencias y técnicas de la información por la Universidad Iberoamericana; su trayectoria en medios va de columnista a funcionario de la Productora Nacional de Radio y Televisión, de Imevisión y del Instituto Nacional de Divulgación Científica y Cultural AC; asimismo, ha sido docente de la licenciatura en periodismo y, principalmente, ya ejerció un cargo como defensor de la audiencia de Canal 11.
Dentro de sus prendas, está ser uno de los fundadores del Canal del Congreso en 1997. Esta historia, digna de difundirse, se retoma de una entrevista que concedió hace 12 años a la Revista Pantalla (José Antonio Fernández, no. 90, 08/08/2006. http://www.revistapantalla.com/telemundo/entrevistas/?id_nota=6227):
“Nace en la Cámara de Diputados en 1997. Debo aclarar que ya se habían dado 
otros intentos. 
En el 97, quien propuso oficialmente la creación del canal fue la coordinación de los trabajos legislativos. Estaban ahí personajes como Muñoz Ledo, Rodolfo Elizondo, el senador Aladro, Francisco de Souza, Arturo Núñez, Carlos Medina, Beatriz Paredes, Carlos Payán y Javier Corral. En esa legislatura, la 57, nadie tenía la mayoría. Fue interesante porque se vieron obligados a ponerse de acuerdo. 
Para lanzar el Canal del Congreso, se hizo un convenio inicial con la empresa Setec, que era de los asociados a la Cámara Nacional de la Industria de la Televisión por Cable, Canitec. Si eras socio de Canitec lo eras también de Setec en forma automática.
La compañía Setec manejaba la distribución para la televisión por cable a nivel nacional de los canales Cine Mexicano por Cable (CMC), Cable Kin, MTV, Travel Channel, Canal 11 y Canal 40. Vendía los seis canales en paquete. Yo trabajaba entonces para Setec. Era el gerente. Fue una muy buena época para Setec…
“Humberto Andrade, que era diputado por León. Me invitó a una reunión en diciembre del 97 para armar la idea ya en concreto. Se formó un grupo con Virgilio Caballero, Javier Esteinou y yo. Después se integró Leticia Salas. 
Nuestro marco legal fueron los artículos tercero, sexto y séptimo de la Constitución. El tercero habla de la educación, el sexto de la libertad de expresión y el séptimo del derecho a la información…
“El Canal del Congreso es una canal evidentemente de Estado y de servicio público. Hicimos más de 60 versiones de reglamento. Las discusiones fueron muy interesantes y a muy alto nivel. Esa comisión bicamaral fue estupenda. 
(La oposición a que se fundara este canal fue) porque pensaban que serían exhibidos.
Los políticos de la bicamaral por supuesto no se opusieron, pero muchos otros sí, porque sabían que las transmisiones serían en vivo y durante todo el día. Les daba temor y desconfianza ser vistos por la población.
“El 29 de agosto del 2000 salimos al aire con una unidad móvil que no era nuestra. No teníamos todavía el equipo suficiente, pero desde entonces transmitimos en forma ininterrumpida.
Para esa fecha, los equipos de televisión estaban todavía bajo resguardo de las direcciones de comunicación social de las cámaras. La Cámara de Senadores cedió sus equipos al Canal del Congreso, pero la de Diputados no lo aceptó en una primera instancia. 
Se dieron una serie de negociaciones y finalmente se firmó un acuerdo en el que todos los equipos de televisión pasaron a formar parte del Canal del Congreso, que tiene el usufructo, pero no la propiedad, porque no cuenta con la personalidad jurídica para que así sea.
“El primer asunto es que las transmisiones son sin cortes ni ediciones, duren lo que duren. Y la televisión debe mostrar lo que los senadores, diputados y otros participantes estén diciendo y también ver lo que sucede en su entorno. Nosotros ponemos las cámaras, ellos el contenido.
“El Canal del Congreso es para hacer la más amplia reseña de la actividad legislativa. Esa es su función. Sin cortes, sin edición, sin interpretaciones y sin adjetivos. Nosotros presentamos lo que sucede. Con nuestros conductores ayudamos a explicar lo que está pasando para que el espectador comprenda el proceso legislativo. Esto es, se explica por qué hay una segunda lectura, cómo se da una votación y cosas por el estilo.
“Los primeros que se dieron cuenta de la importancia del Canal del Congreso fueron los medios de comunicación, porque tuvieron de inmediato una fuente de información sin necesidad de tener reporteros en la Ciudad de México o en el Congreso.”
Con estos antecedentes y con una clara idea del papel y función de los medios en la sociedad, Guillermo Montemayor celebra un año frente a la defensoría de Radio y TV UNAM, queda conocer su balance. ¡Enhorabuena!

Comentarios

Artículo anteriorEPN no sabe en la que se metió. Sus delitos no prescriben
Artículo siguienteEvalúan implementar incubadora de arte en Autónoma
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.