Asimismo, perecieron cuatro policías en el municipio Villa Unión

SINEMBARGO / VANGUARDIA / ZETA

Coahuila.- El gobernador de Coahuila Miguel Riquelme confirmó la muerte de 10 civiles armados y cuatro policías en el enfrentamiento ocurrido en el municipio de Villa Unión, y enfatizó que no permitirán el reingreso del crimen al estado.

Los hechos violentos fueron registrados aproximadamente a las 11:45 horas de ayer; participaron presuntos miembros del crimen organizado y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“No vamos a quitar el dedo del renglón”, dijo el mandatario, quien además informó que elementos de reacción encontraron a cuatro menores de edad que habían sido reportados como desaparecidos. Puntualizó que falta por encontrar a un adulto y un niño.

“No vamos a permitir el reingreso del crimen al estado”, dijo Miguel Riquelme y agregó que el cártel del Noreste intenta ingresar a Coahuila de distintas formas, en esta ocasión de forma violenta.

Autoridades aseguraron dos vehículos artillados, más de 14 armas largas halladas en las unidades y numerosos cartuchos. Miguel Riquelme informó que hasta anoche no había detenidos en esa jornada violenta.

Enfrentamiento Cerca del mediodía de ayer ocurrió un enfrentamiento entre presuntos integrantes del cártel del Noroeste e integrantes de la Sedena en el municipio de Villa Unión, Coahuila.

Posteriormente, en redes sociales fueron varios los reportes sobre una serie de balaceras en diversos puntos de la localidad; usuarios compartieron videos en los que podían observarse enormes columnas de humo en calles, además de vehículos incendiados y convoyes de camionetas con hombres armados.

Los primeros reportes indicaron que el edificio del palacio municipal, la comandancia de la Policía y la fachada de una iglesia resultaron dañados por impactos de bala.

Autoridades
aseguraron dos vehículos artillados, más de 14 armas largas halladas en las unidades y numerosos cartuchos

Comentarios