Muy caro le ha salido la estrategia al Revolucionario Institucional la postulación de Alfredo del Mazo a la gubernatura del gobierno del Estado de México y su posterior triunfo, aunque todavía tienen el poder y, desde ahí, dirán, es más fácil remediar las cosas que componerlas desde fuera.

La estrategia les falló en el camino y ahora tendrán que recomponer o construir nuevas vías para mantener la importantísima gubernatura del Estado de México y, como se deduce, volver a la presidencia.

La razón del encarecimiento de su candidatura no está en que sea un mal político (medido por la norma de los políticos priistas, por supuesto), sino en la fallida estrategia de los grupos que manejaban el poder a nivel federal, así como del mismo Del Mazo.

Ahora es visto por la opinión pública como un gobernador salpicado por la corrupción, y tal vez la clase política esté pensando en prescindir de sus servicios como se ha empezado a manejar en algunos corrillos de la política mexiquense.

Como recordatorio: Alfredo del Mazo abrió una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA) por 1.

5 millones de euros: 32 millones de pesos mexicanos. Esa cuenta permaneció sin darse a conocer desde 2012, cuando el ahora gobernador de la entidad fungía como alcalde del municipio metropolitano de Huixquilucan, desde donde saltó a ocupar puestos en la administración federal y de ahí a candidato por el PRI para competir por la gubernatura.

La cantidad que Del Mazo preveía invertir en esa entidad fue una cifra que casi triplicaba la inversión ahora citada. Según la BPA, el cálculo original era invertir aproximadamente 4.

5 millones de euros. Aproximadamente 100 millones de pesos mexicanos. Es muy probable que el escándalo de los Panamá Papers haya obligado a buscar otras estrategias, pero según el banco de Andorra, aquella cifra fue puesta en consideración, según el diario español El País.

En términos políticos, la candidatura de Alfredo del Mazo y su posterior y cuestionado triunfo en el Estado de México, significó la recuperación de una importantísima palanca de poder que se ha extendido hasta los confines federales: la gubernatura del Estado de México. El ahora exgobernador Eruviel Ávila fue un encargado transitorio de despacho, un accidente político podríamos decir, para calmar los ánimos de los grupos de poder del Valle de México.

Alfredo del Mazo (llevarlo a la gubernatura contra viento y marea y un escandaloso fraude electoral), fue parte de una estrategia de poder que ahora se convierte en una carta de poco fiar, debido a que a nivel federal, el PRI cayó derrotado por el obradorismo, hace poco más de un año. Además, han quedado al descubierto los escándalos de sus inversiones en paraísos fiscales y la protección que recibió del gobierno federal para ocultarlos.

En ese momento, se sabía ya que desde 2015 se investigaba la inversión del ahora gobernador en Andorra, pues la no acción penal se dio a conocer hasta 2018. Esas mismas inversiones en Andorra estuvieron previamente en bancos suizos. En ambos lugares existía lo que se llama secreto bancario. Pregunta obvia: ¿Por qué invertir en lugares en donde existe el secreto bancario? ¿Qué habría ocurrido si se conoce a tiempo que Del Mazo tenía inversiones en paraísos fiscales como Andorra? Las investigaciones que se le seguían en Andorra fueron ocultadas y, no obstante, siguieron apostando políticamente por Del Mazo. Creyeron, se deduce, que ¿Meade seguiría protegiendo a Del Mazo y más tarde Del Mazo continuaría en la presidencia? Como una manera de protección inmediata, se ha filtrado información que Del Mazo es la carta para la futura elección presidencial… No creo.

Del Mazo ha dejado huellas por doquier del manejo millonario de recursos. Si es verdad que como declaró, en una carta dirigida al periódico El País, que no había sido una buena decisión el haber invertido en un paraíso fiscal como Andorra, falta que responda a otras dudas ante sus gobernados. ¿Por qué ese arrepentimiento después de que se descubren las inversiones en ese paraíso fiscal? ¿Por qué no declaró en 2017 esas inversiones? ¿Habría ganado las elecciones? Se trata de un banco que desde 2015 había sido intervenido por autoridades de Andorra, porque era una institución dedicada a “blanquear dinero”. Es verdad también que los recursos del gobernador fueron liberados, pero la duda está en que las autoridades mexicanas que enviaron una nota a sus similares de Andorra favorable a Del Mazo, fueron miembros del gabinete de su primo: Enrique Peña Nieto, también metido en el asunto de la “Estafa maestra”.

Dice una nota del diario El País acerca de la disposición de las autoridades mexicanas: “Mediante el neap (no ejercicio de la acción penal) se da el asunto por juzgado, se ata de pies y manos a la justicia de Andorra que reclama ayuda. Hay una nula colaboración de las autoridades mexicanas en la indagación de la procedencia del dinero”, afirmó al diario europeo una fuente oficial mexicana que ha investigado esos casos en Europa y que pidió el anonimato (https://news.culturacolectiva.com/mexico/alfredo-del-mazo-oculto-millonaria-cuenta-en-andorra-el-pais/).

El gobernador Del Mazo es hijo de otros dos exgobernadores. Su abuelo nació en la misma casa y el mismo cuarto en que nació Isidro Fabela Alfaro, fundador del Grupo Atlacomulco (ver Jesús Hernández y Arturo Allende, 2012. Isidro Fabela Alfaro. Pensamiento y obra a cien años de la Revolución). Pero curiosamente, esa genealogía familiar y de poder podría terminar en razón de su propio ADN, la corrupción.

Tal vez dirán en el PRI, haciéndose eco de una frase muy futbolera: “es mejor corregir ganando”. La duda es, ¿podrán? ¿Renunciará Del Mazo para dar paso a una mejor carta que le garantice credibilidad? ¿Se atreverá Del Mazo a perder el fuero político que tiene como gobernador? ¿La clase política lo sacrificará para mantener la estrategia hacia la elección federal presidencial futura? Veremos.

Facebook AlfaroIzarra
Twitter @raizarraraz

Comentarios