Orlando se viste de gala para recibir el Tazón de los Profesionales, mientras que, por el otro, los cuarteles de guerra en Filadelfia y Nueva Inglaterra se llenan de tensión rumbo al Super Bowl 52.
Me gustan los desafíos que se han hecho durante la semana, el duelo de QB’s, la competencia de habilidades entre receptores, aunque se extrañó a Odell, y la prueba de velocidad para los corredores. Del juego que se llevará mañana, espero que sea un espectáculo, lamentablemente es un juego que ha perdido mucha de su esencia, pero al menos el año pasado regresó esa rivalidad entre las conferencias, una rivalidad que espero se repita este año.
Esta semana será crucial para Patriotas ya que se reporta que, si bien Tom Brady está recuperándose satisfactoriamente de la cortada en su mano, está teniendo prácticas limitadas, mientras que Rob Gronkowski sigue en el protocolo de contusión después del golpe que sufrió frente a Jacksonville, y tendrá que ser monitoreado de cerca para asegurar su participación en el encuentro del 4 de febrero.
La mesa está puesta para la parte final de la temporada, el entremés lo tendremos mañana, en el papel, el equipo de la Americana es un equipo de miedo, es la combinación del ataque de Pitts, sumándole nombres como Jarvis Landry Kareem Hunt y Travis Kelce, más la fiera defensiva de Jacksonville con la adición de Reshad Jones. Por su lado el trio de Qb’s de la Nacional, Wilson, Brees Geoff, más el ataque terrestre entre los gemelos de Santos, Kamara e Ingram, más Todd Gurley, hacen que uno se emocione. Con todo yo creo que gana la Americana.
La semana que viene tendremos el análisis profundo de Águilas y Patriotas, en el que intentaremos responder la pregunta del millón, ¿tiene Filadelfia lo que se necesita para evitar que Patriotas se lleve su sexto anillo de campeonato?
Es hora de disfrutar de la fiesta del Pro Bowl y preparémonos porque Minneapolis está listo para el Super Bowl 52.

Comentarios