Ricardo Raúl Baptista González

Exalcalde de Tula

Quienes han señalado que Andrés Manuel López Obrador es un peligro para México, quienes falsamente han dicho que él mandó al diablo a las instituciones o que es adorador de la Venezuela Chavista, son exactamente los que mandan al diablo a la democracia de este país, pretendiendo hacer creer que ganaron las elecciones del pasado domingo en el Estado de México, ese es el PRI y sus partidos satélites Panal, PVEM y PES –todos ellos controlados desde la Secretaría de Gobernación– pretendiendo imponer a Alfredo del Mazo, primo de Enrique Peña Nieto, como gobernador del Estado de México, demostrando con ello que son quienes violan la Constitución de la República, las leyes electorales y, sobre todo, que les vale gorro la voluntad popular.
A ojos vistos de millones de mexicanos que siguieron paso a paso los datos que arrojaba el Programa de resultados electorales preliminares, el llamado PREP, fuimos testigos de cómo estos se iban publicando conforme iban llegando de los diferentes distritos electorales de esa entidad y de cómo la candidata de Morena siempre estuvo adelante; y de cómo de manera alevosa el presidente del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) salió nervioso y apurado a dar cifras en las que según él, el candidato del PRI llevaba la delantera en el conteo rápido, esta información fue a todas luces manipulada pues no cumplía el requisito mínimo de las mil 800 casillas escogidas de manera aleatoria, como lo marca la ley electoral, esto solo fue la artimaña para que todo el aparato político y mediático diera como ganador al priista Del Mazo.
Esto último solo fue parte del guion diseñado meses atrás desde el gobierno federal y operado por la Secretaría de Gobernación a través de las estructuras del PRI, de los gobernadores, secretarios de Estado, presidentes municipales, empresarios y medios de comunicación afines, pues decidieron retener la gubernatura del Estado de México a toda costa diseñando un plan perverso para ganar a como dé lugar, no importando el uso de todos los métodos ilegales, violatorios de la Constitución, de las normas electorales y sus endebles organismos, del uso y abuso de recursos públicos y privados, así como de todos los programas sociales con los que compraron la gran mayoría de los votos del PRI.
El aparato de poder de este país contando con información precisa de lo que iba a pasar en los cuatro estados donde habría elecciones: Coahuila, Nayarit, Veracruz y el Estado de México, hizo acopio de todas las “experiencias exitosas” de fraude electoral que han venido sofisticando desde la creación de la llamada “fuerza mexiquense”, surgida desde 2004 y puesta en operación en todas las elecciones municipales, estatales y federal y desde entonces han llegado a perfeccionar un sistema fraudulento y corruptor para “ganar” elecciones a como dé lugar a través del PRI y sus partidos satélites al igual que en el PAN o en el PRD.
Pero es en el Estado de México donde apostaron todo su capital político con su maquinaria para imponer a Del Mazo a costa de lo que fuera, comprando voluntades, financiando a muchos liderazgos del PAN y del PRD para asegurarse que no hubiese alianzas o coaliciones legales o de facto soltando millonadas de dinero. Y ahí está la prueba de como por un lado desfondó la candidatura de la panista Josefina Vázquez Mota, primero metiendo mano para impulsar su candidatura y después exhibirla como beneficiaria de mil millones de pesos para su organización Juntos Podemos. Así como en el PRD se alió con la principal fuerza de ese partido en el estado para asegurar la candidatura de Juan Zepeda y quitar votos a Morena para garantizar que bajo ninguna circunstancia habría alianza y quitarle votos a los morenistas, para lo cual inyectó recursos millonarios que en ninguna campaña del PRD se habían visto.
A partir de lo que sucedió este domingo en México, ya nada va a ser igual, ni veremos las mismas películas de 1988, 2006 y 2012 en materia político-electoral en defensa de la democracia y la legalidad, pues hoy el despertar ciudadano que va a movilizarse por un lado y el camino jurídico que ha anunciado Morena que seguirá en contra del fraude electoral serán absolutamente pacíficos por la vía de las instituciones y todas las instancias que estas contemplan, y esto va a dar un giro radical de 180 grados que va a dejar a los dueños del poder en entredicho.
Es obligado reconocer la gran participación de cientos de miles de ciudadanos libres del Estado de México que no se creyeron las patrañas del PRI y le dieron a la maestra Delfina una alta votación, que la hace ya gobernadora del Estado de México.

Comentarios