Los datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) 2016, en lo que se refiere a Pachuca, muestran algo muy sintomático de nuestra sociedad: la falta de organización y entendimiento entre miembros de una misma comunidad. Resulta que, según ese estudio, los robos se convirtieron en el problema número uno de la Zona Metropolitana de Pachuca. Las autoridades, ya se sabe, no están preparadas o al menos están rebasadas para enfrentar esa crisis. Pero, ¿qué hacen los vecinos al respecto? Uno pensaría que lo natural sería organizarse para enfrentar ese problema, pero no. O al menos así lo manifestó 59.7 por ciento de las y los pachuqueños consultados en la Envipe. Según el estudio, “la falta de organización es uno de los principales puntos que entorpecen las acciones para atender ese tipo de problemas dentro de las colonias y localidades que se encuentran en el área metropolitana de la capital hidalguense”. Esto frente a un fenómeno en el que 65.4 por ciento de la población capitalina mencionó que el principal problema es el robo. Estas cifras, como siempre, pueden palparse fácilmente al recorrer las calles. En Pachuca cada vez es más común que aparezcan mantas y letreros que advierten a los delincuentes que si son sorprendidos robando serán linchados sin la menor conmiseración. Descartan otro tipo de estrategias que podrían ser más efectivas. Por ejemplo, el vecino vigilante, acción en otro tiempo muy recurrida que hoy casi no se observa en las calles de la capital estatal. También hoy la tecnología abre más opciones: las redes sociales, por ejemplo, permiten una coordinación permanente y que los ojos de los vecinos se vuelvan uno solo. Las autoridades deben hacer su trabajo para evitar la oleada de robos a transeúntes y principalmente a casa habitación. Pero también los vecinos podrían hacer la diferencia. La Envipe 2016 hizo patente que la desorganización es percibida como un defecto entre los propios pachuqueños, debilidad que, por otro lado, es bien aprovechada por la delincuencia organizada. Si no nos organizamos nosotros, los delincuentes harán mejor su trabajo. De filón. El secretario de Desarrollo Económico José Luis Romo supo leer el momento que viven las empresas no solo en Hidalgo, sino en todo el país. El entorno adverso para la economía exige que los gobiernos faciliten los negocios. En un entorno de competencia sin tregua, si el gobierno no hace su tarea en materia económica, condena a las empresas a extinguirse, a ser menos competitivas.

Comentarios