Ayer se celebró el Día Mundial sin Automóvil y, en paralelo, el “Día de la Demagogia sobre Ruedas”, éste que con despliegue de protagonismo escenifican diputados federales y senadores, en especial del PRI, PVEM y Movimiento Ciudadano.
Sin duda, el Día Mundial sin Automóvil implica dejar el vehículo en el estacionamiento y utilizar el transporte público, o por lo menos aplicar algún mecanismo, así sea por 24 horas, en el que por ejemplo el auto sea utilizado por más de un pasajero para disminuir contaminación, circulación y embotellamientos en ciudades como la capital del país.
Hipotéticamente cada ciudadano dueño de un vehículo lo dejaría en su casa y, sin protagonismos de condición alguna, treparse al Metro, el Metrobús o los autobuses colectivos.
Cuando se celebra el Día de no Fumar, al margen de los sitios declarados libres de humo los fumadores se abstienen de fumar. Y punto.
Nadie convoca a reporteros, camarógrafos y fotógrafos para que lo capte justo en el instante en que evita encender un cigarrillo ni se trepa al Metro una vez que se abstuvo de utilizar su automóvil.
En efecto, nadie, ningún ciudadano que se sume a este día sin automóvil tiene esa posibilidad de citar en su casa y en su oficina a los periodistas para que lo graben o fotografíen cuando llega al trabajo en transporte público.
Bueno, nadie, menos los legisladores que han incurrido en ese protagonismo de convocar a la prensa para que los capten cuando pedalean la bicicleta que, dicen, es propia, o utilicen el Metro y el Metrobús, con lo que causan un mayor problema de aglomeración sumada a la incomodidad que el ciudadano común sufre cuando los camarógrafos y los fotógrafos buscan el mejor ángulo para captar la imagen del coordinador parlamentario y el legislador que finalmente se da un baño de pueblo.
Un día sin auto se ha convertido en el festival de las vanidades y la demagogia. Mire usted, por ejemplo, el coordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho Quiroz, ha citado, mediante su oficina de prensa, para que los reporteros, camarógrafos y fotógrafos registren el momento en que, desde la glorieta a Colón, sobre Paseo de la Reforma, aproximadamente a las 8 horas de ayer, al frente de un número especificado de legisladores partiera en bicicleta rumbo al Palacio Legislativo de San Lázaro, a cuya puerta principal, en la avenida Congreso de la Unión, arribó 45 minutos después.
Paralelamente llegó otra invitación: “Con motivo del Día Mundial sin Automóvil, un grupo de senadores convocados por el senador Jesús Casillas Romero, presidente de la comisión especial de movilidad en la Cámara alta, realizarán un recorrido ciclista sobre la avenida Paseo de la Reforma, a la altura de las instalaciones del Auditorio Nacional, hasta la sede del Senado de la República.
“Por tal motivo, nos permitimos invitar a un fotógrafo y/o camarógrafo de su medio de comunicación a que nos acompañe mañana jueves 22 de septiembre, a las 8:15 horas, en avenida Paseo de la Reforma número 50, colonia Chapultepec, delegación Miguel Hidalgo, Ciudad de México, de donde saldrá la rodada ciclista”. ¡Vaya proeza senatorial.
¿Y el resto del año? El uso de camionetas y vehículos de lujos de senadores y diputados utilizados hasta para ir por las viandas y avivar contaminación y embotellamientos.
¿Es necesario que estos servidores públicos, representantes populares, convoquen a la prensa para difundir protagonismos y vanidades?
Ayer, Jesús Sesma Suárez, coordinador de la bancada del PVEM en la Cámara baja celebró que se proclamara el día 22 de septiembre de cada año, como “Día Nacional sin Automóvil” porque, adujo, “para crear conciencia en la población mexicana sobre los daños provocados por el automóvil y así evitar su constante uso”. El joven Sesma usa camioneta personal y este día se atreverá a viajar en Metro.
Hasta anoche, perredistas, neoaliancistas, morenos y panistas no habían anunciado que participarán en este protagonismo.
Por supuesto, los legisladores del PRI, el PVEM y Movimiento Ciudadano que utilizarán bicicletas o el transporte público, lo harán fuera de las horas pico. Como por qué divulgar que ¡una vez al año!, estos diputados y senadores dejan el automóvil o la camioneta. ¿Volverán por la noche pedaleando, o en el Metrobús? Vaya demagogia sobre ruedas. Conste.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon

Comentarios