Demanda Morena que TransCanada retire maquinaria de Otomí-Tepehua

538
TransCanada

Pachuca

Efrén Salazar Pérez, diputado del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), demandó a TransCanada una disculpa pública en idioma autóctono, el retiro inmediato de toda la maquinaria y la reparación del daño para los pueblos de la Sierra Otomí-Tepehua por la construcción del gasoducto Tula-Tuxpan.
En la tribuna del Congreso de Hidalgo, también pidió al gobierno del estado garantizar los derechos de las comunidades de la región Otomí-Tepehua y detener la construcción del gasoducto.
“Exhortamos también al Congreso de la Unión a crear una comisión que investigue el daño irreparable que la construcción provocó a los pueblos originarios no solo en Hidalgo, sino también en Puebla y Veracruz.”
Santa Mónica y San Nicolás

Santa Mónica y San Nicolás, ubicadas en Tenango y colindantes con las comunidades de San Pablito, Paciotla y Xochimilco, de Puebla, comparten dos cosas en común: son pueblos originarios y están amenazados por el paso del gasoducto de la empresa trasnacional.
Los pueblos originarios de la región son los dueños ancestrales y legítimos de las tierras por donde pretende pasar el gasoducto, que no solo atenta contra la naturaleza y el entorno, sino también contra su cultura y lugares sagrados, dijo el legislador.
“La ruta del gasoducto considera destruir un cerro sagrado, abundantes ojos de agua, piedras y una cueva que llaman mayonija (iglesia antigua), ubicada en un lugar llamado bithö yezna, en Tenango”.
La decisión del gobierno estatal y federal de permitir la construcción del gasoducto en la Sierra Otomí-Tepehua, por parte de la empresa TransCanada, representa “una clara pretensión de avanzar en la invasión y despojo de tierras.
“La construcción de esta obra es una clara violación a los derechos humanos, además de que pone en riesgo la paz social y la estabilidad en la región, dado que las comunidades afectadas no están dispuestas a permitir el avance de la obra.”
Ese proyecto contaminará el agua y la tierra en más de 230 comunidades de Hidalgo, Puebla y Veracruz, así como destruirá 600 hectáreas de bosque mesófilo de montaña entre Tenango y Pahuatlán.
“Es preocupante que el gobierno del estado firmara un convenio educativo por un millón de dólares con TransCanada, antes de entablar un diálogo respetuoso para resolver las demandas de 32 comunidades indígenas de la Sierra Otomí-Tepehua.”

Comentarios