Demanda Morena que TransCanada retire maquinaria de Otomí-Tepehua

1199
gasoducto Tula-Tuxpan, TransCanada, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Efrén Salazar Pérez, diputado ,

Pachuca.- Efrén Salazar Pérez, diputado del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), demandó a TransCanada una disculpa pública en idioma autóctono, el retiro inmediato de toda la maquinaria y la reparación del daño para los pueblos de la sierra Otomí-Tepehua por la construcción del gasoducto Tula-Tuxpan.

En la tribuna del Congreso de Hidalgo, también pidió al gobierno del estado garantizar los derechos de las comunidades de la región Otomí Tepehua, y detener la construcción del gasoducto.

“Exhortamos también al Congreso de la Unión a crear una comisión que investigue el daño irreparable que la construcción provocó a los pueblos originarios no sólo en Hidalgo, sino también en Puebla y Veracruz”.

Santa Mónica y San Nicolás

Santa Mónica y San Nicolás, ubicadas en Tenango de Doria y colindantes con las comunidades de San Pablito, Paciotla y Xochimilco, de Puebla, comparten dos cosas en común: son pueblos originarios, y están amenazados por el paso del gasoducto de la empresa trasnacional.

Los pueblos originarios de la región son los dueños ancestrales y legítimos de las tierras por donde pretende pasar el gasoducto, que no sólo atenta contra la naturaleza y el entorno, sino también a su cultura y lugares sagrados, dijo el legislador.

“La ruta del gasoducto considera destruir un cerro sagrado, abundantes ojos de agua, piedras y una cueva que llaman Mayonija (iglesia antigua), ubicada en un lugar llamado bithö yezna, en Tenango”.

La decisión del gobierno estatal y federal de permitir la construcción del gasoducto Tuxpan- Tula en la sierra Otomí-Tepehua, por parte de la empresa TransCanada, representa “una clara pretensión de avanzar en la invasión y despojo de tierras”.

Detalló que la construcción de esta obra es una clara violación a los derechos humanos, además de que pone en riesgo la paz social y la estabilidad en la región, dado que las comunidades afectadas no están dispuestas a permitir el avance de la obra.

Este proyecto contaminará el agua y la tierra en más de 230 comunidades de Hidalgo, Puebla y Veracruz, así como destruirá 600 hectáreas de Bosque Mesófilo de Montaña entre Tenango y Pahuatlán.

“Es preocupante que el gobierno del estado firmara un convenio educativo por 1 millón de dólares con TransCanada, antes de entablar un diálogo respetuoso para resolver las demandas de 32 comunidades indígenas de la sierra Otomí-Tepehua”.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios