Las inconsistencias intertemporales quizá nos recuerden la obra Más allá del bien y del mal, escrita por Nietzsche, en la que mencionó: “¡qué pena¡ ¡siempre la misma historia! Cuando hemos acabado de construirnos una casa, nos damos cuenta de que, mientras la edificábamos, hemos aprendido algo insospechado, algo que habíamos tenido que saber necesariamente antes de empezar la obra. ¡Ese eterno y fastidioso ‘demasiado tarde’! esa melancolía de todo lo acabado…!”
En efecto, pareciera que en nuestro país la política económica se expande cada vez más hacia esa bruma melancólica con el fastidioso “demasiado tarde”; así la práctica de incentivar inversiones privadas en primera instancia y adecuar la regulación después se considera una inconsistencia intertemporal. Quizá una muestra de las malas medidas económicas aplicadas en nuestro país la representan la mayoría de las decisiones del actual gobierno en materia económica que son más de reacción apresurada que preventivas, y quizá lo único implementado con mucha antelación es el aumento de impuestos a empresas y trabajadores; aunque tal incremento no ha sido necesariamente incentivo de crecimiento, al contrario, el impuesto aplicado, por ejemplo, a la minería fue demoledor en el sector y en lugar de establecer un mecanismo de estabilización de precios de adecuada operación en corto plazo, y que sea sustentable en largo plazo, no se consiguió en muchos rubros y el crecimiento diferencial económico con aumento de algunos picos no representa un efectivo desarrollo, al contrario, más bien son hechos aislados. Entre tanto, como fue informado oportunamente en Libre por convicción Independiente de Hidalgo, en agosto los precios de gasolinas serán más caros de acuerdo con la Secretaría de Hacienda. El precio de la gasolina Magna subirá a 13.96 pesos por litro, Premium se elevará a 14.81 pesos y el diésel subirá a 13.98 pesos. “Los precios que se anuncian para agosto […] Refrendan el compromiso del gobierno federal de cumplir con las metas de finanzas públicas establecidas para 2016 y así contribuir a preservar la estabilidad macroeconómica”.
Pero quizá no es posible coincidir con lo dicho anteriormente, si bien el gobierno hace alarde de preservar la estabilidad y se tienen certezas que debieran afectar positivamente las expectativas económicas, las cifras arrojan otro panorama. Tales datos y su aparente falta de relevancia para el ciudadano común es debido a que se dan a conocer a medias, así lo indica. Además, una excesiva variabilidad de los precios de combustibles pueden tener un impacto demoledor en el presupuesto de familias mexicanas, por lo que es un error ser oficioso, hablar de que a la economía la afecta hoy las expectativas, desde luego que no es así, porque son las certezas de un mal manejo económico en el desarrollo del país a mediano plazo lo que está del otro lado del cristal.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorTendrán burócratas 10 días de licencia de paternidad
Artículo siguienteReemplazan vitral en el Reloj Monumental

Doctor en ciencias de los materiales, ingeniero minero metalúrgico por la UAEH y maestro en ciencias en geología minera por el Instituto Politécnico Nacional. Profesor investigador de la Autónoma de Hidalgo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Colabora en Libre por convicción Independiente de Hidalgo desde 2009.