*PRI: Un peligro para México

Decididos a mantener el poder a toda costa, el gobierno de Peña Nieto y los poderes fácticos están llevando al país a una ruta de confrontación por torcer la ley y quebrantar a las instituciones para quitar del camino a todos aquellos que no les son sumisos y les estorban. Lo que hoy están haciendo al destituir al titular de la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales –Fepade– le advierte a todo el país a lo que están dispuestos con el propósito de imponer a su candidato presidencial en 2018; con el pretexto de que el fiscal Santiago Nieto Castillo incurrió en una “violación al código de ética”’ de la PGR, finalmente lograron tumbarlo de la titularidad de la Fepade, quien desde su nombramiento en febrero de 2015 al gobierno federal le resultaba incómodo, pues no era de su camarilla, ni priista, menos aún manipulable. Todo lo contrario, es un hombre de leyes, profesional y decidido a cumplir con su trabajo de castigar verdaderamente los delitos electorales que a lo largo y ancho del país se presentan en todas las elecciones, pues sabido es que el dinero público, así como el de origen dudoso han financiado las campañas del PRI y sus partidos satélites.
A ese joven fiscal lo conocí en 2009, como uno de los magistrados del Tribunal Electoral Federal de la Sala de Toluca, a donde acudimos a impugnar en mi calidad de candidato por el PRD, el resultado de la elección a diputado federal que daba el triunfo al candidato del PRI Ramón Ramírez Valtierra en el distrito con cabecera en Tula, pues esta “victoria” había sido producto de un descomunal fraude electoral; presentamos pruebas de la utilización de recursos públicos, así como de la intervención del gobernador Miguel Ángel Osorio Chong, en esa ocasión el magistrado Nieto Castillo hizo una valoración honesta y profesional, tomando en cuenta pruebas y argumentos que nos daban la razón, sin embargo el voto mayoritario de los otros dos magistrados afines al PRI otorgaron el fallo a favor del fraude.
Esta anécdota es solo una muestra del trabajo profesional, sin fobias y sin filias, que lo llevó a ser propuesto por la mayoría de los partidos políticos como titular de la Fepade; desde que asumió el cargo dio muestras de que iba a en serio a perseguir las denuncias presentadas contra los servidores públicos que incurrieran en delitos electorales sin distingo de partidos. Prueba de ello son las más de 57 averiguaciones que inició en 2015 y un año después mas de 150 carpetas de investigación, en particular las 83 iniciadas al PRI y al Partido Verde, así como a los gobernadores de Chihuahua César Duarte por 80 millones y al sátrapa de Veracruz Javier Duarte de Ochoa por mil 300 millones, a Borge de Quintana Roo por más de 200, pero lo que más los enojó fue la orden de aprehensión que solicito en contra de Arturo Escobar, exdirigente del Partido Verde por el delito de contratar 10 mil tarjetas Premia Latino para compra del voto de su partido en las elecciones de 2015, esto llevó a que desde la secretaría de Gobernación filtraran que Santiago Nieto había mentido en su declaración profesional pues supuestamente había sido asesor de los senadores del PRD y con ello trataron de quitarlo del cargo, cosa que no lograron y se la guardaron. Ahora que estaba cerca de encontrar el hilo de la madeja de los sobornos que la empresa brasileña Odebrecht dio a los más altos funcionarios de Pemex en 2012 y que se presume fueron derivados a la campana de Peña Nieto, ahora sí, le cortaron la cabeza por sus indiscreciones periodísticas, que según el encargado de despacho de la PGR, pueden ser violatorias del proceso de investigación que se sigue en el caso.
Esta ilegal decisión, solo puede ser revertida por el senado de la Republica como establece la constitución con una votación mayoritaria simple del 50 por ciento más uno de los integrantes, lo que permitiría frenar esta arbitrariedad autoritaria y dictatorial, a la vez que nos va a permitir ver de que están hechos y que hacen los prianistas y demás senadores hoy también entregados y dóciles al régimen. Es claro que estas acciones antidemocráticas no son una ocurrencia o de coyuntura , es parte de lo que a la vista de todos están haciendo desde la presidencia para minar el sistema electoral mexicano, debilitando aún más sus tres pilares el INE, el Trife y la Fepade al infiltrarlas, controlarlas, debilitarlas o despedirlos, así como comprar elecciones como las ocurridas este año en el Edomex y Coahuila, para vender la idea a la ciudadanía desinformada que son invencibles, que el PRI se volverá a imponer, que no dejarán pasar a AMLO; ideas que haga a los ciudadanos alejarse de ejercer su derecho al voto libre e informado, pero esto está por verse. Estamos seguros que una mayoría ciudadana comprometida que está emergiendo – y que también está hastiada de tanta farsa, impunidad y corrupción– cambiará la historia.

Facebook: RicardoBaptista
E-mail: [email protected]

Comentarios