Pachuca.-

Luego que el movimiento antorchista entregó el pliego petitorio al gobierno estatal la semana pasada, los integrantes de esa organización denunciaron persecución por parte del Ejecutivo.

En la Huasteca y el Valle del Mezquital han detectado que los gobiernos presionan a los líderes antorchistas, además de difamar y calumniar al movimiento.

Resalta el caso en Pahuatlán, comunidad de Huejutla, de la lideresa antorchista Evelia Bautista Gómez, quien fue retenida con cerca de 80 pobladores.

Retuvieron a varios integrantes por casi cuatro horas en la delegación de la comunidad, en donde les dijeron que no tenían permiso de reunirse.

Al día siguiente, una comisión acudió a la presidencia municipal de Huejutla a reclamar por los hechos, a exigir respeto a la organización y solución a las demandas de la población. Sin embargo, el alcalde Raúl Badillo Ramírez, como en repetidas ocasiones, no se encontraba en su lugar de trabajo y no hubo funcionario que pudiera atender a los agremiados.

Posteriormente, la comisión, de al menos medio millar de antorchistas, acudió a la subdirección de gobierno municipal, en donde el titular Gerardo Canales Valdez hizo gala del sarcasmo y despotismo que lo caracteriza, burlándose de sus necesidades, increpando que en ningún lado se les atendería, pues no podrían interferir “en la autonomía de los municipios”.

Guadalupe Orona Urías, lideresa de los antorchistas en Hidalgo, hizo un llamado para frenar las intimidaciones que le han denunciado los agremiados a la organización.

Desde el año pasado Antorcha ha presionado que el gobierno cumpla los compromisos firmados desde la administración pasada.

Han acusado de omisión al gobernador del estado Omar Fayad, ya que en varias ocasiones ha cerrado el diálogo con los antorchistas.

Comentarios